Noticia

Cremas solares infantiles: así las analizamos

16 junio 2016
Análisis cremas solares

16 junio 2016

Tras comprobar su protección frente a los rayos UVB y UVA en laboratorios independientes; evaluar si los ingredientes son los recomendables; verificar sus etiquetas y realizar una prueba de usuarios voluntarios, nuestro análisis revela que entre los 14 sprays SPF 50+ elegidos hay diferencias.

Un buen protector solar SPF 50+ aplicado con generosidad y frecuencia evita daños a la piel infantil. Os explicamos cómo realizamos nuestro análisis en laboratorios independientes y los métodos más reconocidos para valorar la eficacia de la protección frente a los rayos UVB y UVA; cómo evaluamos los ingredientes, las etiquetas y, a través de una prueba con voluntarios, la textura, facilidad de uso, rapidez de absorción o perfume. Si quieres comprobar los resultados de las 14 cremas de protección solar en spray con SPF 50+ de nuestro análisis entra en:

Comparador de protectores solares

Comprobamos la protección UVB y UVA

Para comprobar si realmente ofrecen el índice de protección SPF (indica el nivel de protección frente a los rayos UVB) que anuncian en sus etiquetas una cantidad medida de cada producto se aplica sobre una superficie de 36 cm2 en la espalda de un mínimo de diez personas, con diferentes tonos de piel. Después, se irradia con una lámpara especial y se mide cuánto tiempo pueden estar expuestas hasta que aparece el enrojecimiento o eritema. La media de esos valores define el SPF de un solar. En el análisis, todos consiguen superar el prometido índice 50+, lo que equivale a una protección muy alta, aunque ningún filtro garantiza una protección 100%. En cuanto a la defensa frente a los UVA, se mide mediante un método "in vitro", aplicando el producto en un placa que luego es irradiada con una lámpara. Todas las cremas aprueban en protección UVB, pero frente al UVA hay alguna que suspende y no da la protección anunciada.

Evaluamos los ingredientes

Entre los ingredientes, comprobamos la presencia de determinados filtros UV como el OMC (ethylhexyl methoxycinnamate), un compuesto sospechoso de tener efectos estrogénicos y que se aconseja evitar en productos que permanecen largo tiempo en contacto con la piel. Además, chequeamos si los productos emplean parabenes de cadena larga (propylparaben y butylparaben) y otros ingredientes controvertidos utilizados como conservantes. También se ha rastreado la presencia de alguno de los 26 alérgenos que figuran en la lista de la UE, fragancias como geraniol, citronellol... Por eso en el caso de las pieles sensibles de los niños son preferibles los cosméticos sin perfume. Nivea Spray solar hidratante, Isdin y Solcare contienen alguna fragancia alergénica.

Verificamos las etiquetas

El SPF se expresa en números, pero también es obligatorio traducirlo a palabras: protección baja (de 6 a 15), media (de 15 a 30), alta (de 30 a 50) o muy alta (50+), como en este caso. Respecto a los rayos UVA, deben equivaler a un tercio del factor UVB anunciado, aunque no es obligatorio mostrar el índice exacto en el etiquetado. Para una crema con SPF 30, la protección UVA debe ser al menos 10. Suelen aparecer las siglas UVA dentro de un círculo. Junto a esta información, hay que incluir en el envase los datos del fabricante, la lista de ingredientes y la duración. Otro aspecto que evaluamos es la presencia de determinadas frases como reclamo. “Hipoalergénico” o “testado dermatológicamente” no responden a ninguna definición legal, lo mismo que la mención “sin parabenos”, que no excluye que puedan llevar otros conservantes. Además comprobamos que la información con las recomendaciones sobre el uso del producto y exposición al sol son las adecuadas conforme a la normativa europea. Y verificamos si el producto está correctamente precintado o si se puede abrir fácilmente en el estante de la tienda, con la consecuente merma de calidad para el consumidor.

Realizamos una prueba de usuarios voluntarios

Un grupo de voluntarios probaron los sprays solares sin saber de qué productos se trataba y dieron su opinión sobre la comodidad del envase, la facilidad para extenderlos, el color que dejan en la piel, la rapidez de absorción, si el tacto es graso o pegajoso, si resulta espeso o demasiado líquido, el perfume... En general, todos sacan buenas notas. No llegan al notable Mustela y Bioderma, cuyo aroma no resultó agradable, y Denenes y La Roche-Posay porque tardaban algo más en absorberse. El perfume mejor valorado es el de Nivea Sun Kids Spray solar hidratante.


Imprimir Enviar por email