Consejos

Confinamiento por coronavirus lejos de la familia, ¿cómo afrontarlo?

La crisis provocada por el coronavirus nos obliga a permanecer recluidos en nuestras casas. Algunos son muchos en pocos metros, otros se encuentran solos, se sienten más aislados... y a bastantes personas les ha pillado esta situación lejos de sus seres queridos, lo que puede hacer las cosas más difíciles. Te damos las claves para afrontarlo.

03 abril 2020
covid en la distancia

El confinamiento al que nos ha obligado la emergencia provocada por COVID-19 ha alterado todos nuestros planes. Entre otros efectos, permanecer recluidos en casa nos obliga a un aislamiento social que es difícil de manejar: asusta, altera nuestras rutinas y nos impide mantener el contacto al que estamos acostumbrados con nuestros seres queridos.

¿Cómo reaccionamos al aislamiento?

¿Cómo nos afecta?, ¿qué reacciones experimentamos ante la soledad o el distanciamiento familiar al que nos obliga el coronavirus? Ante esta situación extraordinaria, al margen del miedo por la propia enfermedad, son muchas las emociones que sentimos.

  • Incertidumbre por la emergencia sanitaria y sus repercusiones en todos los niveles.
  • Impotencia.
  • Preocupación por los familiares y seres queridos que no están con nosotros.
  • Rabia o frustración por no poder mantener un contacto directo y fluido con los nuestros tal y como lo hacíamos antes.

Está claro que hay que quedarse en casa, que el confinamiento es absolutamente necesario y todos debemos respetarlo… pero es comprensible y legítimo tener estos sentimientos. No los reprimas, es importante identificar tus emociones y desahogarse, para poder afrontar esta crisis de la mejor manera posible.

Consejos para combatir la distancia

La situación de confinamiento ha impuesto una distancia física con nuestros seres queridos, pero no necesariamente una distancia social o afectiva. Hay alternativas para seguir en contacto y evitar el aislamiento social

  • Intenta mantener una comunicación fluida y abierta tu entorno: tus familiares, amigos o compañeros de trabajo.
  • Convierte a los dispositivos tecnológicos en tus aliados: el confinamiento ha llegado en un momento en el que las nuevas tecnologías permiten un contacto en tiempo real que podemos aprovechar en estos casos. Utiliza las redes sociales y apps que te permitan mantenerte en contacto con los demás.
  • Organiza citas virtuales con familiares y amigos: quedad para cenar, para desayunar o tomar una caña a medio día.
  • Intenta mantener un contacto real y directo con tus familiares, especialmente con los mayores: programa videoconferencias regulares con todos ellos, graba notas de audio o vídeos graciosos o cuéntales lo que estás haciendo, qué cocinas, cómo te distraes...   
  • En esas llamadas no dejes de fomentar un espacio para hablar de vuestras preocupaciones sobre el coronavirus y apoyaros mutuamente.

Cómo cuidar a tus mayores en remoto

Algunas personas mayores ya se manejaban bien con las nuevas tecnologías, pero para otros puede ser una limitación. Intenta aprovechar este momento para enseñar a los mayores de tu entorno a familiarizarse con ello, en la medida de lo posible: puede ser buena idea grabarles tutoriales o explicarles cómo conectarse en una llamada telefónica.

  • Si es posible, como con cualquier otro ser querido, planea actividades conjuntas: comidas compartidas, citas virtuales... y recurre a ellos con dudas, involúcrales en tu vida, que te den instrucciones para preparar una receta, o te ayuden a arreglar algo que necesitas.
  • Si tienes padres mayores, dependientes o no, y sois varios hermanos, es importante comunicarse y compartir inquietudes o las necesidades que vais detectando en vuestros mayores. Identificadas las necesidades, intentad en lo posible dividir las tareas.
  • Si vives fuera de España, el aislamiento y el miedo puede acentuarse. Busca qué personas están cerca de tus familiares, e identifica (entre tu entorno o el suyo), quién puede apoyarles, si lo necesitan, e informarte.
  • Si hay niños en la casa, pueden desempeñar un papel importante: anímales a grabar vídeos a los abuelos u otros familiares mayores o, directamente, a llamarlos para hablar con ellos.
  • Cuando entres en contacto con los mayores de tu entorno, anímales a expresar sus preocupaciones: aprovecha y comprueba de qué información disponen. Si son bulos, transmíteles información fiable.