Informe

Cómo elegir un secador de pelo

16 octubre 2020
Persona-con-secador-de-pelo

Un secador de pelo no es un aparato complicado, pero elegir qué secador te conviene puede no ser tan fácil, ya que hay de diferentes tipos y precios: con accesorios, con emisión de iones, digitales, profesionales... Esta guía para comprar un secador te ayudará a elegir el modelo que necesitas y a saber cómo usar tu secador de pelo sin riesgos.

Un secador de pelo no es un aparato tan sencillo como puede parecer: desde un secador de viaje, a un secador de pelo profesional o un secador iónico... hay muchas opciones y el usuario puede perderse en la elección. ¿Es tu caso? En OCU te ayudamos a acertar.

¿Que tener en cuenta al comprar un secador de pelo?

Algunos modelos tienen muchos accesorios, otros secadores utilizan una tecnología de secado con emisión de iones y el secador de Dyson asegura tener un motor digital que controla la temperatura del aire. Es cierto que un secador de pelo no debe calentar exageradamente el aire porque puede estropear el cuero cabelludo y el pelo: la temperatura óptima de secado se debe conseguir a una distancia de unos 10 cm del cabello.

En cualquier caso, lo que de verdad importa es que estos aparatos sean eficaces, prácticos, seguros y con un buen precio.

Mayor potencia no implica siempre más rapidez

Uno de los criterios más evidentes al elegir un secador es su tamaño, pues existen desde pequeños modelos compactos pensados para los viajes hasta secadores profesionales mas voluminosos. Antes de decidirte por un modelo, tómalo con la mano y valora su peso, pues si es excesivo puedes cansarte al usarlo a pulso. Los fabricantes procuran elegir materiales ligeros, pero normalmente los modelos de mayor tamaño también pesarán más.

Otro dato que debes tener en cuenta es la potencia eléctrica, que se expresa en vatios. Los secadores domésticos de tamaño pequeño suelen oscilar entre 1.200 y 1.600 W, mientras que los de mayor tamaño con difusor pueden tener entre 2.000 y 2.600 W. A mayor potencia, más alto será el consumo eléctrico y también, en principio, la capacidad de producir aire caliente.

Sin embargo, la potencia no es el único factor que cuenta: el diseño del aparato puede conseguir que un secador con menos potencia sea más rápido secando.

En cualquier caso, es recomendable que el aparato disponga de controles para seleccionar distintos niveles. Los mas potentes suelen tener 3 niveles de calor y 2 de flujo de aire. Las potencias bajas son adecuadas para un secado diario. Las altas potencias para peinados mas trabajados. Además, los cabellos más frágiles deben evitar las temperaturas altas con elevados flujos de aire.

Accesorios y funciones: algunos son útiles

Existen aparatos muy simples, como los modelos de viaje o los que se encuentran en las habitaciones de los hoteles, que suelen limitarse a impulsar aire caliente. Sin embargo, la mayoría de los aparatos de uso doméstico incluyen accesorios para conseguir distintos efectos y cuentan con características útiles.

  • Disparo de aire frio. Fija el peinado y enfría el pelo para que no retenga mucho tiempo el calor. Es recomendable, pero no imprescindible, pues  basta con retirar el secador unos segundos si el aparato no tiene esta función.
  • Función turbo. Puede ser de dos tipos: mayor flujo de aire, para acelerar el secado, o mayor temperatura.
  • Tecnología de iones. Los fabricantes afirman que la emisión de iones negativos elimina la electricidad estática y el cabello queda más suave, más brillante y con más volumen. En nuestras pruebas, los usuarios sí apreciaron cierta mejora en la eliminación de la electricidad estática, el brillo y la suavidad.
  • Regulación. Lo ideal es que el secador tenga varios niveles de temperatura y selección de chorro de aire frio.
  • Concentrador. Es una boquilla estrecha que concentra y dirige el flujo de aire para fijar detalles del peinado.

boquilla-secador-de-pelo

  • Difusor o voluminizador. Este gran cabezal con diversas perforaciones reparte el aire, dando volumen y definiendo los rizos sin alborotarlos.

difusor-secador-de-pelo

  • Rejilla trasera desmontable. Útil para evitar que el secador se atasque con los pelos que se cuelan en el interior. Conviene desmontarla de vez en cuando para su limpieza.

rejilla-trasera-secador-de-pelo

  • Fotosensor en el mango. Gracias a este sensor, el secador se conecta automáticamente al cogerlo y se desconecta al dejarlo colgado.
  • Mango giratorio. Facilita poder usar el secador con la mano derecha o la izquierda con comidad, muy útil para personas zurdas.

¿Cómo usar el secador?

Usar el secador no tiene ningún misterio, pero conviene no olvidar algunas recomendaciones que evitan dañar el nuestro cabello. Además, hay que prevenir para evitar otros riesgos mucho más serios, como el de electrocución o incendio.

Sin dañar el pelo

Los secadores son útiles, pero son agresivos con el cabello. Antes de usar el secador, es recomendable retirar el exceso de humedad con una toalla para no tener que emplear una temperatura muy alta. Para alisar, utiliza un buen cepillo redondo (más grueso cuanto más largo sea el cabello) para estirarlo al tiempo que se seca. Utiliza el secador desde la raíz hacia las puntas, en la dirección del crecimiento del pelo. Procura mantener el secador a unos 10 cm de distancia del cabello.

Consejos de seguridad

La mayoría de estos consejos son sobradamente conocidos, pero hay que recordarlos siempre porque los riesgos son importantes:

  • Jamás te seques el pelo estando dentro de la bañera o la ducha: si el secador se cae dentro, el accidente puede ser fatal.
  • Nunca utilices el secador con los pies descalzos y las manos o el cuerpo húmedos. Sécate el cuerpo y vístete antes de ponerlo en marcha.
  • No manipules el secador sobre un lavabo lleno.
  • Desenchufa el secador en cuanto termines de secarte.
  • Retira los pelos y pelusas de la rejilla trasera para evitar sobrecalentamientos. En condiciones normales, los secadores disponen de un dispositivo de seguridad que los apaga si se calientan excesivamente para evitar incendios, pero podría fallar. También se puede apagar si lo usas durante mucho tiempo seguido: déjalo enfriar y podrás volver a usarlo.
  • Si tienes el pelo muy largo, vigila que no se te enrede con la rejilla trasera.
  • En caso de que falle el sistema de seguridad y el secador se incendie, desconéctalo rápidamente de la corriente e intenta apagarlo con una toalla húmeda u otro objeto que no sea inflamable.

Precios de un secador: desde 20 hasta 300 euros

Los precios varían mucho en función del tipo de secador, su potencia, prestaciones, materiales utilizados, nivel de ruido, accesorios, etc. Como referencia, un secador de pelo de entre 2.000 y 2.600 W de potencia, con concentrador y 3 niveles de temperatura incluido aire frío, te costará entre 20 y 50 euros. Recuerda que la longitud del cable y la ligereza del aparato son aspectos importantes que influyen en el precio del secador, sobre todo, si se usan nuevos materiales.

Si buscas un secador de pelo con altas prestaciones y tecnología iónica, más silencioso que un modelo estándar, más ligero y con un cable de al menos un metro y medio, el precio puede llegar hasta los 100 euros. También hay modelos con un precio superior a los 300 euros que incluyen un control digital de temperatura y prestaciones avanzadas.

En cuanto a los secadores de viaje, puedes encontrar modelos con unas prestaciones interesantes por menos de 17 euros, aunque los más equipados llegan a alcanzar los 80 euros.