Informe

El coste de los servicios funerarios

30 octubre 2020
funeraria

Calculadoras en mano, el seguro de decesos no es una opción rentable, por lo que no aconsejamos su contratación... pero hay cosas que no se pagan con dinero. Quienes han usado este seguro suelen estar satisfechos del servicio.

El seguro de decesos, cómodo pero caro

Con un seguro de decesos, el fallecido se asegura de que los gastos de los servicios funerarios quedan cubiertos (aunque algunos sólo cubren un porcentaje). Más de la mitad de los españoles contratan este tipo de seguros, más pensando en la tranquilidad que da no tener que ocuparse de esos asuntos en el momento en que sucede el fallecimiento de un ser querido.

Estudios de OCU han revelado que los familiares de los fallecidos valoran bien este tipo de seguro, precisamente porque resulta muy cómodo.

Sin embargo, con la calculadora en la mano, este tipo de pólizas no son recomendables para los consumidores, pues el valor acumulado de las primas pagadas muchas veces supera el coste real del sepelio. Echando cuentas, valorando precio de este seguro y la esperanza de vida, normalmente pagarán en primas más dinero del que han asegurado. Incluso con una compañía barata, si contrata el seguro a los 65 años y fallece a los 85 años, habrá pagado más de 3.000 euros por encima del capital asegurado. Si no quieres dejar ese gasto a tus familiares, una opción es ahorrar un dinero para ese fin.

Si ya tengo seguro de decesos, ¿conviene cancelarlo?

En caso de tener un seguro de decesos, valora si te conviene cancelarlo, algo que dependerá de tu edad, de cuántos años hace que lo contrataste y de la modalidad de prima que tengas contratada.

  • Si pagas una prima “natural” (también llamada “creciente” o “variable”), el importe irá creciendo año tras año a medida que envejeces. Si tienes un seguro de este tipo, lo mejor es cancelarlo.
  • Si tienes una prima “nivelada” (también llamada “constante”), pagarás lo mismo todos los años en tanto no amplíes las coberturas. En estos casos, las primas resultan caras en los primeros años, dado que el riesgo de fallecimiento es bajo, para compensar los años posteriores, en los que dicho riesgo aumenta. Por eso, cuántos más años hayan pasado desde la contratación y más anciano seas, menos te interesará prescindir del seguro. Pero si hace poco que lo contrataste, te aconsejamos que prescindas de él. 

Seguro decesos