Informe

Servicios funerarios: morir sale caro

31 octubre 2017
funeraria

Morirse no resulta precisamente barato. Si sumamos los costes del velatorio, el ataúd, la inhumación o incineración, además de flores, coche, esquelas, etc. el precio se puede disparar. De media, un entierro sencillo supera los 3.500 euros... pero hay grandes diferencias. Es difícil tener de antemano información que ayude a elegir: es un sector poco transparente y con poca competencia.

Lo mejor, dejar las cosas claras

  • Los seguros de decesos no resultan rentables: es preferible prescindir de este tipo de póliza e ir ahorrando parte del importe que emplearía para pagarla, pues tendrá los gastos funerarios cubiertos de sobra.
  • Las familias que carecen de tumba o nicho en propiedad (puede ser una concesión a 99 años) suelen optar por contratar una concesión por unos años, alquilar un nicho... pero a veces no pueden elegir cementerio, sobre todo en las grandes ciudades.
  • Que el fallecido no haya dejado claro qué hacer con sus restos puede suponer un serio problema para los familiares: desde OCU aconsejamos que se informe al entorno más cercano de las preferencias, o mejor aún, dejar un documento de Instrucciones Previas en el que se indiquen sus deseos.