Informe

Cruceros, hoteles con la mar de posibilidades

07 agosto 2015
cruce

07 agosto 2015

Cada día amaneces en un lugar distinto que puedes visitar y al regresar al barco tienes multitud de opciones de ocio. Despreocúpate de organizar nada, pues en los cruceros te lo dan todo hecho. Viajar en ellos es una alternativa vacacional que gana adeptos.

En el barco

Existen reglas y cuestiones que el pasajero debe conocer de manera previa al embarque para familiarizarse con la vida a bordo del barco.

Simulacro de emergencia: Tras embarcar y antes de zarpar, todos los pasajeros deben participar en el simulacro de emergencia obligatorio. Con ello, se pretende garantizar que los pasajeros estén informados de los protocolos de seguridad, incluyendo la evacuación de emergencia.

Cajas fuertes: Los camarotes de los barcos, sean de la categoría que sean, cuentan con cajas fuertes para guardar los objetos de valor o los documentos personales.

Programa diario: Para que el pasajero pueda mantenerse actualizado sobre las actividades y eventos que se llevan a cabo en el barco, se distribuye en los camarotes la noche anterior el programa diario completo, con horarios e información.

Gastos adicionales: Existen una serie de gastos no incluidos en el precio del crucero en los que el pasajero puede incurrir a bordo del barco. Para hacer frente a esos gastos, no es necesario utilizar dinero, ya que al viajero se le abre una cuenta personal ligada a una tarjeta específica que le entrega la naviera, que se activa con una tarjeta de crédito, débito o un depósito en efectivo. Éste es el único ‘dinero’ que se utiliza en el barco para registrar todos los gastos.

Vestimenta: Las navieras recomiendan a los pasajeros llevar ropa informal y cómoda tanto para permanecer en el barco como para las excursiones, traje de baño, alguna prenda de abrigo para afrontar los cambios de temperatura en destinos más fríos y ropa y calzado adecuado en el caso de tener la intención de realizar deporte a bordo. Para la cena de gala o cena con el capitán debe llevarse un atuendo más formal. Además, algunas navieras organizan fiestas temáticas, por las que el pasajero debe informarse para poder disponer de la vestimenta adecuada.

Turnos de comedor y mesas fijas: Para gestionar las cenas se establecen turnos y mesas fijas (excepto en NCL). En general, existe la posibilidad de comer en el bufet, con horarios más flexibles. Para las cenas, suelen existir dos turnos, que se asignan para todo el tiempo en el crucero. Se pueden comunicar preferencias al reservar e incluso realizar cambios una vez a bordo con el personal de restauración.

Prohibido fumar: Como norma general, está prohibido fumar en camarotes y zonas comunes. Pero  existen áreas específicas habilitadas para fumadores, que están correctamente señalizadas en todo caso.

Servicios básicos: En todos los barcos se ofrecen algunos servicios básicos, como médico, lavandería o conexión a Internet a través de wifi. Pero no están incluidos en el precio y su importe debe ser abonado aparte en caso de hacer uso de los mismos.

Excursiones: En cada uno de los puertos en los que el barco hace escala, la naviera organiza excursiones, que son opcionales y se pagan aparte. Éstas pueden reservarse previamente o en el propio barco. Al reservarlas, el pasajero puede encontrarse dos problemas opuestos: que las plazas estén agotadas o que la excursión no se realice por no contar con un número mínimo de personas apuntadas. No obstante, el viajero siempre puede reservar excursiones por su cuenta o planificarlas de manera libre.