Informe

Cruceros, hoteles con la mar de posibilidades

07 agosto 2015
cruce

07 agosto 2015

Cada día amaneces en un lugar distinto que puedes visitar y al regresar al barco tienes multitud de opciones de ocio. Despreocúpate de organizar nada, pues en los cruceros te lo dan todo hecho. Viajar en ellos es una alternativa vacacional que gana adeptos.

Clases de camarotes

Como sucede en los hoteles, las habitaciones no son todas iguales, y en los cruceros las diferencias pueden llegar a ser abismales, y también los precios. Aunque pueden existir diferentes tipologías, en la mayor parte de los barcos encontramos cuatro camarotes estándar: interior, exterior, exterior con balcón y suite. Esto permite la existencia de espacios de diferentes dimensiones y características, adecuados para todos los gustos.

Los camarotes interiores son los más baratos y no disponen de ventanas de ningún tipo. Para reducir la sensación de cerrado, suelen utilizarse espejos o cuadros, que consiguen un efecto de amplitud. Son ideales para personas que quieran obtener los mejores precios y que planeen pasar poco tiempo en la habitación. 

Los exteriores suelen tener un tamaño similar a los interiores, con la salvedad de que cuentan con una ventana con vistas al exterior. Puede ser un ojo de buey o una ventana al uso. Estos camarotes tienen un precio algo superior al de los interiores y son recomendables para personas que sufran de claustrofobia. Si se opta por una estancia con vistas al mar, se debe tener cuidado con los camarotes con vista obstruida, en los que la visión queda parcial o totalmente obstruida por un bote salvavidas, con lo que no resultan muy recomendables para observar el paisaje.

Los camarotes con balcón tienen dimensiones superiores y un balcón, con lo que resultan ideales para pasar largos en intimidad y con vistas al mar. 

Por último, los camarotes Premium cuentan con los precios más elevados. Su tamaño es superior al de los camarotes con balcón, contando generalmente con bañera en vez de ducha y salón independiente. Además, suelen ofertar servicios especiales y están dirigidos a los clientes más exigentes que busquen una experiencia exclusiva.

Dentro de cada categoría existe la posibilidad de reservar un camarote garantizado, que es más económico pero no permite confirmar el número de camarote ni la ubicación específica hasta fechas cercanas a la salida.

También está la opción de un camarote confirmado. Escogiendo esta opción, el viajero elegirá y reservará un camarote específico del que sabrá su categoría, su número y ubicación en el barco.