Noticia

Alertas por productos inseguros: España en cabeza

13 marzo 2018
piezas

13 marzo 2018

Durante el pasado año, en España se notificaron al sistema Rapex 222 alertas por productos inseguros (no alimentarios). Más de la mitad de las notificaciones correspondían a juguetes, como los famosos fidget spinners de los que alertó OCU: en productos para niños, toda precaución es poca.

Según informa la Comisión Europea, a partir de los datos del Sistema Europeo de Alerta Rápida (Rapex), durante 2017 España fue el segundo país con más alertas de seguridad de productos, pues ese año se recibieron 2.201 denuncias, y de ellas 222 fueron notificadas en España.

Los juguetes protagonizaron más de la mitad de las alertas denunciadas en España, y también son el tipo de productos que más alertas genera en Europa. Tambien se detectan productos inseguros entre los vehículos, la ropa, los aparatos eléctricos y los artículos para bebés

Rapex: un sistema que funciona

Rapex es el sistema de alerta rápida de productos de consumo, que se ocupa de las alertas no alimentarias. Gracias a este sistema, cualquier país comunitario puede comunicar la existencia de un producto peligroso, sabiendo que esa información será difundida rápidamente: así, cuando un estado miembro de la Unión Europea encuentra un producto peligroso a la venta en su país, puede usar el sistema para ponerlo en conocimiento del resto.

En función del tipo de riesgo, y del punto de distribución en que se encuentre, las autoridades tomarán las medidas pertinentes, que pueden ser paralizar su comercialización en la frontera o retirarlo del mercado si ya se ha distribuido. En ese caso el sistema de alerta sirve para divulgar el peligro, avisar de que los establecimientos que lo tengan no lo vendan, sino que lo retiren y devuelvan al fabricante que ha de hacerse cargo del producto. Según la gravedad del problema corresponde a los fabricantes alertar a los consumidores mediante anuncios en los medios de comunicación, retirar el producto peligroso o dirigirse directamente a los afectados (por ejemplo, cuando el producto defectuoso es un coche y se conocen los datos de los compradores).

El foco en los juguetes… y en el made in China

El sistema Rapex, activo desde 2003, recibe cada año unas 2.000 notificaciones, es decir, avisos de que se venden productos inseguros.

Año tras año, los juguetes lideran las listas de notificaciones. 2017 no fue una excepción: sustancias químicas peligrosas o, sobre, todo, piezas pequeñas que pueden desprenderse y provocar atragantamientos con riesgo de asfixia en niños están detrás de muchos de esos avisos.

OCU ayuda a evitar riesgos

OCU se mantiene alerta para detectar productos inseguros: nos hacemos eco de las informaciones de Rapex, así como de las alertas recogidas en AECOSAN, pero otras veces, son nuestros propios análisis comparativos en los que se detectan problemas con productos inseguros, así lo publicamos y lo ponemos en conocimiento de las autoridades.

Los fidget spinners, los bunchens, juguetes o disfraces suelen estar entre los productos que generan alertas Rapex: la conclusión que podemos extraer es que es preciso  extremar las precauciones con los productos para niños, por eso recordamos nuestras recomendaciones:

  • Mucho cuidado con los productos para bebes: asegúrate de que el chupete tiene el tamaño adecuado, que la tetina del biberón está en buenas condiciones…
  • Elige el juguete en función de la edad del niño.
  • Lee las advertencias de seguridad y las instrucciones de utilización: si no vienen en español, busca mejor otro juguete.
  • Cuidado con las piezas pequeñas. Son uno de los riesgos más comunes, sobre todo para los niños de menos de 3 años.
  • Pasa la mano por las aristas y los bordes para comprobar que no cortan ni tienen rebabas...
  • Los juguetes que sean muy duros y tengan elementos protuberantes pueden dañar a un niño pequeño.
  • Si el juguete lleva pilas, comprueba que el compartimento es difícil de abrir.
  • Cuidado con cintas o cordones largos en juguetes o prendas de ropa si van destinados a los más pequeños.
  • Hay que tener cuidado con las sustancias tóxicas o con compuestos químicos peligrosos. Por ejemplo, los ftalatos en los plásticos o algunas pinturas o colorantes con elevado contenido en metales pesados (plomo o cadmio) son tóxicas, y están prohibidas o no pueden usarse a partir de ciertos límites. Otras veces se emplean disolventes que pueden ser irritantes para la piel, las mucosas o afectar al sistema nervioso.
  • Evita los productos que en su composición se basan en materiales inflamables o que ardan con facilidad.
La seguridad de los productos infantiles nos preocupa especialmente. Por eso en OCU trabajamos para asegurar que los productos que llegan al consumidor final son seguros y de calidad: un ejemplo de ello es la participación de OCU informando sobre la seguridad de productos infantiles en Salón Internacional de Productos para la Infancia.

Imprimir Enviar por email