Noticia

Dropshipping, ¿dinero fácil? #NoCuela

10 junio 2021
dropshipping

¿Has oído hablar de dropshipping? A lo mejor has visto algún vídeo o algún familiar te ha contado su nuevo descubrimiento para ganar dinero. Desde hace unos años en las redes sociales se promociona un negocio que supuestamente da dinero fácil con muy poca inversión inicial. Sin embargo, eso de que es fácil llenarse los bolsillos con dropshipping #NoCuela. 

Qué es y en qué consiste el "dropshipping"

El dropshipping es un negocio de intermediación en Internet que permite a cualquiera montar una tienda online y vender los productos de otro proveedor con el que se haya aliado. El que monta el negocio no necesita tener existencias, ya que el proveedor prepara el paquete y lo envía directamente al cliente. Por ejemplo, abres una tienda en la plataforma Shopify y vendes móviles de AliExpréss, haciendo de intermediario.

No es tan fácil como pretenden

Este nuevo tipo de comercio está de moda, pero también llega acompañado de muchas promesas engañosas: se garantiza un modelo de negocio sencillo y casi milagroso, la oportunidad de ganar dinero sin apenas inversión. Alentados por esas promesas  muchos se han lanzado a este tipo de venta, así que puede suceder que los usuarios se encuentren en sus compras online con un vendedor que no esté formado, ni preparado para enfrentarse a un negocio internacional como el dropshipping.

El negocio en sí no es una estafa ni ningún tipo de engaño, lo que sí lo son son las clases rápidas de Instagram y Youtube, ya sean gratis o de pago, hechas por jóvenes emprendedores que prometen grandes beneficios sin entrar a explicar lo que conlleva este trabajo. 

Por tanto, eso de que el dropshipping es una forma fácil de ganar mucho dinero, eso de que puedes tener tu propia tienda online, con altos beneficios, sin inversión inicial y sin complicaciones #NoCuela.

Problemas de quien hace dropshipping

Los particulares que se lanzan a practicar dropshipping suelen enfrentarse a problemas que no han previsto, por culpa de las formaciones y publicidades engañosas.

  • El margen de beneficios no es alto. Al contrario, hacerse rico con dropshipping es un proceso lento y poco común. Al comerciar como intermediarios, se ven obligados a vender los productos ligeramente más caros, con lo cual no pueden aumentar mucho el margen de beneficios.
  • La inversión inicial no es tan pequeña si se quiere seguir a flote. Los casos de éxito incluyen algún servicio adicional que requiere mucha más inversión: imagen de marca y paquetes personalizados, asegurar una experiencia al consumidor agradable y responsabilizarse del pedido entre otras cosas.
  • El que hace dropshipping no dispone de vías para controlar las fechas de envío y llegada de sus ventas, ya que todo lo tramita la empresa que fabrica el producto.
  • Surgen imprevistos. Problemas como cambios repentinos y desfavorables de divisas o impuestos extranjeros y nacionales que no se han previsto a la hora de comenzar el negocio.
  • Las devoluciones. El cliente exigirá las responsabilidades del servicio postventa al que hace dropshipping.

En resumen, cualquier inconveniente o descontento, deberá salir del bolsillo del que hace dropshipping, y al tener beneficios bajos,  puede que las cuentas no salgan. Como norma general, te aconsejamos que no te fíes de las recetas milagrosas, ni de los negocios que prometen altos ingresos sin apenas trabajar o sin invertir. Todos estos problemas se podrían evitar si, en lugar de informarse en Youtube, los emprendedores contratasen un servicio de asesoría, pero claro, entonces no sería tan fácil ni sencillo.

¿Puede ser el dropshipping un buen negocio?

Insistimos: no es el negocio el que es un timo, sino los videos y cursos promocionales de los que prometen que es fácil llenarse los bolsillos con este tipo de venta. De hecho, hay ejemplos de emprendedores que crean su propio sistema de dropshipping y consiguen crear una imagen de marca alrededor de su comercio y tener éxito, pero son los que hacen planificación de mercado, prevén los gastos excepcionales de devoluciones y reclamaciones y suelen contar con una inversión lo bastante potente como para incluir "packaging", diseño de logo, asesoría fiscal internacional...

Este no es un negocio milagro, funciona como el resto de los comercios: si quieres mantenerte en el mercado, tienes que ofrecer más que la competencia.

Los consumidores no deben pagar las consecuencias 

En OCU también nos preocupa que estos problemas se trasladen al consumidor. De hecho, hemos recibido varias quejas que confirman la cantidad de jóvenes que han "picado" y se han metido en un oficio que no controlan y no saben como cómo gestionar. Esto es un riesgo para el comprador, que se enfrenta a otros problemas: 

  1. La devolución y la garantía son responsabilidad del vendedor, que en este caso es el intermediario que vende por dropshipping. Si eres el comprador y recibes un producto insatisfactorio, puede ser que el vendedor no afronte sus responsabilidades legales.
  2. Los vendedores que usan dropshipping surgen y desaparecen rápidamente: muchos lo prueban unos meses antes de desanimarse, con lo que el comprador puede quedar aún más expuesto.
  3. El precio suele ser más alto y sin ofrecer ventajas que lo justifiquen, pero a veces es difícil distinguir si un vendedor usa el sistema de dropshipping o si se trata de un comercio online convencional.

Compra online sí, pero con garantías

Si estás buscando servicios de compra online fiables, en OCU te ayudamos: anímate a usar nuestra guía para encontrar las mejores opciones

USA NUESTRA GUÍA Y ENCUENTRA LAS MEJORES TIENDAS ONLINE

En OCU defendemos los intereses de los consumidores y para ello contamos con la mejor arma: la información objetiva e independiente. Porque un consumidor bien informado conoce mejor sus derechos, aclaramos mitos, desmentimos bulos y fake news, ¡te decimos la verdad! #NoCuela es una iniciativa de OCU.

Únete a OCU