Noticia

Ahorrar en juguetes, misión casi imposible

05 diciembre 2014
Ahorrar en juguetes

05 diciembre 2014

Los precios de los juguetes apenas varían de unos comercios a otros. No importa si son grandes establecimientos, pequeños, tiendas online... Es la principal conclusión que extraemos de un estudio que OCU ha realizado con el objetivo de ahorrar al comprar juguetes.

Los precios de los juguetes apenas varían de unos comercios a otros. Ni siquiera en Navidad, periodo en el que se concentra el 80% de las ventas anuales. No importa si son grandes establecimientos, pequeños, tiendas online... Es la principal conclusión que extraemos de un estudio que OCU ha realizado con el objetivo de encontrar juguetes más baratos y tratar de cuantificar el ahorro.

Así, hemos visitado 101 establecimientos en 8 ciudades españolas (A Coruña, Barcelona, Bilbao, Madrid, Murcia, Sevilla, Valencia y Valladolid), además de algunas web especializadas, como jugueteriaonline.com o Amazon. Entre los comercios físicos, hemos acudido a los hipermercados Carrefour, Alcampo, Eriski, Hipercor, E-Leclerc; algunas cadenas, como Imaginarium o Dideco; la cadena de grandes almacenes El Corte Inglés y la superficie especializada Toys 'r' Us, además de varias jugueterías, como Poly, Toy Planet, Juguettos o Juguetilandia.

Diferencias mínimas

Es muy difícil que el consumidor pueda encontrar diferencias de precios sustanciales a la hora de comprar juguetes. De hecho, los precios que reflejan los catálogos son casi idénticos. Por citar un ejemplo, tomamos el precio más visto de un juguete y comprobamos que en más del 90% de los casos los precios no variaban por encima de un euro.

Únicamente en un reducido porcentaje de juguetes, apenas un 5%, encontramos diferencias de precio más notables. De hecho, las diferencias son tan escasas que entre el establecimiento más barato de nuestro estudio, el Alcampo de Sevilla, y el más caro, la web jugueteriaonline.com, apenas encontramos un 13% de diferencia.

Y si en lugar de tiendas hablamos de cadenas, las cosas siguen igual. Alcampo es el comercio más barato para comprar juguetes, con un índice de 100, seguido de Carrefour y la cadena de jugueterías englobada bajo la enseña JAC. El resto de grandes distribuidores (Eroski, Hipercor, El Corte Inglés, Toys'r'us, Juguetilandia) tienen índices 102 y 103, respectivamente, por lo que las diferencias entre ellos son casi inapreciables. Amazon llega al índice 105, que tampoco plantea grandes diferencias.

CADENA   ÍNDICE
 Alcampo  100
 JAC  101
 Carrefour  101
 Juguetilandia  102
 Super Juguete  102
 Hipercor  102
 Eroski  102
 Drim  102
 Don Dino  103
 Toys'r'Us  103
 El Corte Inglés  103
 Kim  103
 Juguettos  104
 Amazon  105
 Independientes  105
 Toy Planet  105
 Todo Juguetes  107
 Poly  110
 Juguetería Online  112

Así, certificamos nuevamente que las diferencias de precios apenas existen, con lo cual la idea de acudir al comercio más cercano debe plantearse como una opción muy a tener en cuenta, puesto que al menos ahorraremos en desplazamientos.

¿Dónde está la competencia?

Que los precios de los juguetes sean tan parejos nos lleva a plantearnos si se puede hablar de falta de competencia en este sector.

Sí apreciamos leves diferencias entre tiendas urbanas medianas y pequeñas en relación con otras tiendas especializadas y las que hemos catalogado como 'oportunistas', pues son las que dedican grandes espacios a la venta de juguetes en temporada alta. En cualquier caso, aunque las cadenas pueden ser algo más caras que los grandes distribuidores, las diferencias no son destacables. 

Quizá el argumento que con más fuerza puede señalar que se concertan los precios sea la existencia de juguetes concretos con mucha menos concentración de precios que otros. Son pocos, pero sí hemos visto diferencias de precios más notables en juguetes de moda, muy demandados, difíciles de encontrar incluso. éste es el caso de la muñeca Raven Queen de Ever After High, del Halcón Milenario de Lego, del Elefun Primeras Palabras o de la Nancy Patina en California. Cuando un juguete escasea, algunas tiendas afortunadas en tenerlo no dudan en ofertarlo a un precio más alto de lo habitual.

Pero tampoco hay una pauta fija que permita conocer el baremos que marca los precios de los juguetes. Por ejemplo, el muñeco Xeno lo encontramos sólo en dos tercios de los comercios, pero el precio más alto que vimos era de 99,99 euros, y el más bajo de 99,38.

Puede resultar extraño, o cuanto menos sospechoso, que los precios de los juguetes sean tan similares en los comercios, porque también resulta raro que ese precio sea el más bajo que pueden ofrecer.

Nuestros consejos

Dada la paridad de los precios, el consejo de OCU es que, como la mayoría de tiendas tienen reflejados los precios en sus catálogos y webs, es mejor comparar desde casa y decantarse por tiendas cercanas para no gastar en desplazamientos: los ahorros que podamos lograr serán muy leves, pero no perderemos el tiempo buscando ni gastaremos en transporte.



Imprimir Enviar por email