Alerta

Dióxido de titanio: un aditivo peligroso

Debe eliminarse de la lista de aditivos autorizados

El Dióxido de titanio (E171) es un aditivo alimentario peligroso. Desde OCU llevamos tiempo solicitando que se elimine de la lista de aditivos alimentarios autorizados en la Unión Europea. Ahora, tras un informe de EFSA que determina que "no es seguro", es de esperar que la Comisión Europea proponga su prohibición. Así lo solicitamos desde OCU.

07 mayo 2021
colorante blanco

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) acaba de emitir un informe sobre los riesgos de la ingesta de dióxido de titanio, una sustancia que, entre otras cosas, se utiliza como colorante en alimentos (E171). Las conclusiones, muy elocuentes, indican que este aditivo no es seguro, pues no puede descartarse su genotoxicidad, por lo que no puede establecerse una ingesta diaria admisible (IDA). Tras este informe, pedimos a la Comisión Europea que proponga su prohibición en Europa.

Desde OCU llevamos tiempo alertando sobre el riesgo de esta sustancia, un aditivo tan innecesario como peligroso. Y no somos los únicos, además de otras organizaciones de consumidores europeas, diversos prestigiosos organismos y la propia EFSA se habían pronunciado en el mismo sentido, manifestando sus sospechas sobre el dióxido de titanio.

E171: un aditivo muy usado

El dióxido de titanio, E171, es un aditivo muy común en la industria alimentaria por sus propiedades de blanqueante y opacitante. Se utiliza sobre todo en golosinas, productos de chocolate, galletas y chicles, así como en complementos alimenticios. Además sabemos que está compuesto de micro y nanopartículas.

Aditivos para todo

Los aditivos se utilizan en la industria alimentaria para mejorar la conservación de los alimentos, facilitar su fabricación, mejorar el aspecto o la textura, o incluso el sabor de los alimentos. Algunos son necesarios, imprescindibles, pero otros claramente superfluos.

Según establece la normativa europea, para poder utilizarse un aditivo alimentario debe ser seguro, estar justificado por necesidades tecnológicas y proporcionar ventajas al producto sin llevar a error al usuario.

Consulta la calculadora de Aditivos

Hay una larga lista de aditivos de uso alimentario autorizados en Europa, pero no todos son necesarios, entre ellos hay algunos tienen una función simplemente estética. Para OCU estos deben limitarse, incluso si son inocuos, por el riesgo del efecto suma. Y con mucha más razón deben prohibirse si además entrañan riesgos o se sospecha de que puedan hacerlo: eso es lo que sucede con el E171, dióxido de titanio

OCU contra los aditivos peligrosos

Tras nuestro estudio sobre nanopartículas en productos alimentarios, donde las detectamos en productos (chicles, golosinas y dulces) que incluían dióxido de titanio en su lista de ingredientes nos dirigimos a la AESAN pidiendo que defendiera ante la Comisión Europea la necesidad de prohibir el uso del aditivo alimentario E171, para proteger la salud de los consumidores europeos. Nuestros argumentos contra el dióxido de titanio eran claros:

  • No estaba probada su seguridad, distintos estudios de EFSA y ANSES nos llevaban a sospechar de la toxicidad potencial del E171 para los consumidores. En cualquier caso, había muchas incertidumbres sobre su seguridad, por lo que pedíamos que se aplicara el principio de precaución se eliminara E171 de la lista de aditivos alimentarios permitidos en la UE.
  • No existe una necesidad tecnológica convincente para el uso de E171, y muchos fabricantes ya habían dejado de usarlo.
  • El dióxido de titanio solo se utiliza con fines estéticos. No tiene valor nutricional, ni cumple ninguna función tecnológica beneficiosa en los alimentos (por ejemplo, prolongando la vida útil).

Afortunadamente, el concluyente estudio de EFSA refuerza nuestras tesis. Esperemos que lleve definitivamente a las autoridades europeas a prohibir de este aditivo.

Hacen falta más estudios

Desde OCU llevamos tiempo alertando sobre los riesgos de varios aditivos, como este dióxido de titanio (E 171) o el dióxido de silicio (E551) y la plata (E174), que se utilizan en alimentos.

Para los consumidores europeos, esta propuesta de prohibición del dióxido de titanio debería ser un primer paso, pues habría que reconsiderar la revisión de todos los aditivos que, como estos, contengan nanopartículas. Y yendo más allá, consideramos que es necesaria una definición clara de nanomateriales para todos los sectores en los que se utilizan, y analizar en profundidad los riesgos de estas sustancias, ya que aún no se conocen los efectos en la salud de las nanopartículas.

Mejor evita aditivos

¿Cómo podemos ingerir menos aditivos? La clave está en priorizar los alimentos frescos, poco procesados, en nuestra dieta. Y dentro de los alimentos procesados, escoger aquellos que tienen una composición más equilibrada y saludable y no abusan de los aditivos innecesarios: muchos aditivos (espesantes, conservantes...) son imprescindibles, pero aun así el efecto suma es una realidad. Descubre cuál es la valoración que hace OCU de cada sustancia y sus posibles riesgos consultando nuestra

Calculadora de Aditivos

Recuerda descargar y llevar siempre contigo OCU Market, la app de OCU que te ayuda a elegir los productos con mejor valoración nutricional, al mejor precio.

Descubre OCU Market