Noticia

El Gobierno nos da la razón al hallar ADN equino en sus análisis de productos vacunos

16 abril 2013 Archivado
ADN equino

16 abril 2013 Archivado

En la OCU fuimos los primeros en denunciar la presencia de ADN equino en productos vacunos, y los analisis del Gobierno vuelven a darnos la razón: se detecta ADN equino en el 4% de las muestras. Exigimos que se desvelen las marcas fraudulentas y se hagan públicas las sanciones.

Fuimos los primeros en denunciar el fraude. La OCU detectó ADN de caballo en sus

análisis de hamburguesas de vacuno.

 

En la OCU fuimos los primeros en denunciar la presencia de carne de caballo, en productos comercializados en España, etiquetados únicamente como de vacuno, y los análisis efectuados por el Gobierno vuelven a darnos la razón.

Los análisis de la OCU desvelaron la presencia de ADN equino en 2 de las 20 muestras analizadas. Ahora, los análisis de los Ministerios de Sanidad y Servicios Sociales y del de Agricultura revelan la presencia de ADN equino en el 4% de 189 muestras de vacuno analizadas (8 casos).

El Ministerio de Agricultura hizo 116 análisis, encontrando 6 casos; y el de Sanidad hizo 73, hallando 2 casos más. Esos productos han sido inmovilizados y deberán ser retirados.

El Gobierno español entregó este lunes todos los resultados de estas pruebas a la Comisión Europea, que publicó este martes los resultados del análisis de 2.250 pruebas de ADN realizadas a alimentos procesados de toda la Unión Europea.

A instancias de la CE

Esta medida se ha llevado a cabo durante el mes de marzo a instancias de la Comisión Europea, después de hallarse ADN equino en productos procesados a mediados de enero. Como caso más reseñable destaca la presencia de ADN de caballo en más 5.000 toneladas de carne que dos empresas holandesas habrían distribuido por 16 países de la Unión Europea.

La CE instó, el 19 de febrero, a poner en práctica un plan de control de los alimentos, que tenía otro objetivo además de comprobar la presencia de ADN equino: detectar fenilbutazona, un antiinflamatorio prohibido para animales destinados al consumo humano. Así, se analizaron 108 muestras, sin detectarse positivo alguno, lo que descarta que se trate de un problema de seguridad alimentaria.

La carne de caballo para el consumo humano, permitida en la UE, debe cumplir varios requisitos, como que los caballos sacrificados cuenten con un pasaporte sanitario que reseñe que el animal no ha sido sometido a ningún tratamiento veterinario. Pero al no figurar ni tan siquiera en el etiquetado, se desconoce por completo su procedencia.

Europa, contra los abusos

La Comisión Europea confirmó este martes el hallazgo de trazas de ADN de carne de caballo en productos etiquetados como de vacuno en 193 de las 4.144 muestras analizadas en el conjunto de los Estados miembros (el 4,66% de los casos) y 16 positivos de fenilbutazona del total de 3.115 muestras analizadas en todos los países de la UE para tratar de detectar este antiinflamatorio de caballos, prohibido para animales destinados al consumo humano.

La CE también confirmó la presencia de ADN de carne de caballo en otras 110 muestras de un total de 7.951 realizadas (1,38% del total de estos casos) por parte de la industria agroalimentaria europea, productores, procesadores y distribuidores.

Los países donde se han descubierto más casos de ADN de carne de caballo en productos vacunos son: Francia (47 en 353 muestras analizadas), Grecia (36 en 288 muestras), Alemania (29 en 878 muestras) e Italia (14 en 361 muestras). Dinamarca ha hallado 9 casos en 99 muestras analizadas y Bulgaria ha encontrado 8 en un centenar, como España (ocho en 189 muestras realizadas). Bélgica, Irlanda, Malta, Eslovaquia y el Reino Unido son los únicos Estados de la Unión Europea donde no se han detectado casos de ADN de carne de caballo.

La fenilbutazona sólo ha sido detectada en el Reino Unido (14 de los 16 casos detectados en toda la UE), Irlanda y la República Checa. Aún quedan pendientes 9 pruebas en Grecia, 10 en Francia y 4 en Letonia.

La Comisión Europea ha valorado los datos señalando que se trata de un "fraude alimentario" en el etiquetado de productos, y "no de un problema de seguridad alimentaria". La CE propondrá a los Estados miembros adoptar "nuevas medidas" para "reducir la posibilidad de abuso", como revisar el sistema de pasaportes de caballos en vigor y que cada Gobierno establezcan las correspondientes sanciones.

Queremos los nombres de las marcas

La OCU exige que de manera inmediata que se den los nombres de las marcas que han comercializado de forma fraudulenta carne de caballo en España.

Además, la OCU pide que se garantice que, a día de hoy, no existe ningún producto en mercado español que incluya fraudulentamente carne de caballo.

Deben retirarse esos productos y debe hacerse de forma pública, como única forma de generar confianza entre los consumidores. De lo contrario, ocultando el origen y las consecuencias del fraude, no se hace más que alimentar la desconfianza entre los consumidores hacia la calidad y seguridad de los alimentos que consumen.

Por último, la OCU considera necesario que se hagan públicas las sanciones que se han impuesto y que, a través de la trazabilidad, se llegue al final de este desagradable asunto.


Imprimir Enviar por email