Noticia

Comer sin gluten no siempre es mejor

¿Sin gluten es más sano para todo el mundo? #NoCuela

Las personas celiacas o intolerantes deben comer productos sin gluten. Es imprescindible para ellas, pero ¿y los demás? Los supermercados se han llenado de alimentos con la etiqueta "Sin gluten", una tendencia que parece querer atraer a consumidores persuadidos de que eliminar el gluten de su dieta es mejor para su salud. Pero #NoCuela, porque no hay evidencia de que la dieta sin gluten sea beneficiosa para los personas que no son celíacas.

03 abril 2020
alimentos-sin-gluten

os celiacos no pueden tomar gluten, pues dañaría su saud. Pero no sucede así con el resto de consumidores: no hay evidencia de que la dieta sin gluten sea beneficiosa para los personas que no son celíacas. Así que pensar que es mejor para todos erradicar el gluten de la dieta #Nocuela.

nocuela

Quien no es celíaco, puede tomar gluten

Y es que las personas celíacas deben evitar escrupulosamente consumir gluten, pues daña su intestino. La celiaquía es una enfermedad y para diagnosticarla se requiere de un examen clínico cuidadoso y su presencia solo se confirma tras una biopsia intestinal. Pero muchas personas que no son celíacas han decidido también eliminar el gluten de su dieta porque se ha difundido la idea de que es mejor para su salud. Con esto, la venta de productos “Sin gluten” se ha disparado.

evoluciom ventas nota de prensa

Lo cierto es que no se ha demostrado la ventaja nutricional de evitar el gluten si no se tiene diagnosticada una intolerancia a él, sino que más bien se puede empobrecer la dieta y reducir la ingesta de fibra y de algunas vitaminas. Lo que, en todo caso, puede ayudar a sentir menos malestares digestivos y a perder peso es ingerir menos productos procesados que lo incorporen como bollería industrial o aperitivos. Sin embargo, esta moda de comer sin gluten ha hecho que algunos fabricantes incluyan el sello “sin gluten” de forma innecesaria en productos que no son sospechosos de contenerlo, como un argumento más para atraer compradores.

Declarar el gluten es obligatorio

La proliferación del etiquetado “sin gluten” en alimentos nada sospechosos de contenerlo responde más a una moda que a una necesidad de información, pues cuando un alimento contiene gluten es obligatorio por ley que lo indique de forma destacada en su etiquetado.

El gluten se encuentra en las semillas del trigo, la cebada, el centeno y, en menor medida, la avena, así como de sus variedades híbridas y derivados.

Tras aprobarse el Reglamento 1169/2011 sobre información al consumidor, hay una lista de alérgenos –entre los que se incluye el gluten– que deben indicarse obligatoriamente en el etiquetado. Y si no se señala con claridad en la denominación del producto, hay que declarar el gluten en la lista de ingredientes de forma destacada y que se diferencie del resto de sustancias, por ejemplo, en negrita o mayúsculas. Además, es necesario indicarlo incluso cuando esté presente solo en forma de trazas, transformado o dentro de otros ingredientes.

Si un alimento no indica nada sobre el gluten ni sobre ingredientes relacionados con el gluten en su etiqueta, esto implica que no lo contiene.

Alegaciones que confunden y encarecen

Esta situación resulta problemática por varias razones. Primero, porque induce a pensar que el gluten es malo para todo el mundo y que un producto es más saludable por no contenerlo.

En segundo lugar, es un mensaje que puede generar confusión y llevar a creer que siempre que no se indica específicamente que un producto es “sin gluten” es porque sí lo contiene, cuando la ley exige justo lo contrario: decirlo cuando lo lleva.

Además, en ocasiones debido a los procesos de certificación necesarios para ello y en otros simplemente tomando esa estrategia de marca como coartada, se calcula que un etiquetado “sin gluten” encarece de media un 5 % el producto. Es decir, que repercute en el bolsillo de todos los que lo compran, sean celíacos o no.

No hemos encontrado etiquetados incorrectos

Para poder llevar la mención “sin gluten” en la etiqueta, los alimentos deben contener menos de 10 ppm de esa proteína y se consideran “aptos para celíacos” hasta los 20 ppm. Deben avisar de que “puede contener trazas de gluten” si el contenido supera los 20 ppm.

OCU ha comprobado si los etiquetados que hacen referencia al gluten son correctos, seleccionando 65 productos. de alimentación de diversas categorías: 14  con la alegación “sin gluten” o el símbolo de la espiga barrada, 37 con una advertencia de posible presencia de gluten y 14 sin ninguna indicación. El objetivo era analizarlos en el laboratorio para comprobar tanto si las etiquetas eran correctas como si es común que esas posibles trazas de gluten estén en el producto.

El resultado fue que todos los productos analizados cumplen lo que dice su etiquetado. Ninguno de los que llevan la mención “sin gluten” lo contiene. Tampoco hay gluten en los alimentos que no lo mencionan en su etiqueta, lo cual es también correcto.

Y solo 3 de los 37 productos que advierten de posible presencia de gluten con la mención “Puede contener trazas” realmente contenían esas trazas.  Y en el caso del preparado alimenticio al cacao Paladín Original se superan las 20 ppm a partir de las cuales se considera que contiene gluten y deja de ser apto para celíacos, pero el fabricante no indica en su etiqueta que sea apto.

.