Noticia

Europa debe actuar contra el desperdicio alimentario

24 enero 2017
Comida basura

24 enero 2017
El dato esta sobre la mesa: cada año, toneladas de alimentos acaban en la basura. En OCU llevamos meses movilizándonos contra el desperdicio alimentario, y sabemos que no somos los únicos. Ahora, por fin, las autoridades europeas van a tomar cartas en el asunto.

Cada día acaban en la basura toneladas de alimentos en buen estado. Y se tiran alimentos válidos en todas las fases de la cadena de producción y distribución, hasta el consumidor final. Las instituciones europeas parecen al fin decididas a tomar cartas en el asunto. El Tribunal de Cuentas ha criticado severamente a la Comisión Europea por no haber actuado para combatir este grave problema, y ahora, la comisión ENVI del Parlamento Europeo ha decidido votar una serie de medidas destinadas a reducir en un 50% el desperdicio alimentario.

Desde OCU esperamos que el resultado de la votación sea positivo, y se traduzca en medidas concretas para gobiernos, productores y distribuidores de alimentos y también para los consumidores. Y que entre todos, acabemos con el grave problema del desperdicio alimentario.

No tires la comida

El lío de las fechas

Es un hecho: en los hogares es donde más comida se tira. El 42% de los desperdicios de comida viene de nuestras casas. Uno de los motivos por los que alimentos que aún pueden consumirse acaban como desechos es la confusión entre fechas de caducidad (en inglés, Use by) y de consumo preferente (Best before), y esto es debido a que muchos consumidores no tienen clara la diferencia entre ambas fechas. Una reciente encuesta europea mostraba que 6 de cada 10 consumidores no entendía el significado de "consumo preferente".

Los alimentos pueden tener fecha de caducidad o fecha de consumo preferente. La diferencia es clara: si se consumen después de su fecha, los primeros pueden poner en riesgo nuestra salud mientras que los segundos no son peligrosos y se pueden consumir después de la fecha, aunque hayan perdido algunas propiedades organolépticas.

  • Alimentos que caducan. Pasada la fecha de caducidad no se deben comer carnes, pollo, pescado o queso fresco, pues pueden presentar problemas de seguridad alimentaria. El riesgo puede presentarse incluso antes de esa fecha si los alimentos no se han conservado bien. En el caso de las frutas y las verduras, el aspecto, el sabor, la textura y el olor del alimento son los mejores indicadores para saber en qué estado se encuentra.
  • Alimentos con consumo preferente. Yogures, pan de molde, patatas fritas, frutos secos, bollos, galletas, refrescos, pastas, arroces, legumbres, mermeladas, mantequilla, embutidos, quesos curados, sopas de sobre, brics de tomate frito... Todos ellos indican una fecha de consumo preferente, pero no hay problema por consumirlos unos días (o semanas, o hasta meses) más tarde, siempre que no estén abiertos ni presenten signos de estar deteriorados: eso sí, puede que tengan peor sabor o su textura se resienta.
  • Alimentos “no perecederos”, como el azúcar, la sal o el vinagre: no tienen obligación de llevar una fecha de caducidad.

Consumidor, está en tu mano

Mientras las autoridades europeas tratan de resolver el asunto, tú puedes actuar y acabar con el desperdicio. Planificación, organización e imaginación son la clave para tirar menos comida.

  • Planifica bien. Organiza menús y compra los alimentos (sobre todo los frescos) en función de ellos.
  • Revisa lo que ya tienes en casa, leyendo las fechas de caducidad o consumo preferente: ordena la nevera y la despensa poniendo delante los que tienen menos fecha.
  • No caigas en la tentación de las ofertas, formatos ahorro, 3x2 etc: si no te da tiempo a consumirlo y acaba en la basura, te saldrá bastante más caro
  • Sirve las cantidades adecuadas: es mejor que si sobra, no sea en el plato.
  • Apúntate a cocinar con sobras: desde restos de preparaciones que pueden servir para otros platos (las croquetas o purés), a platos creativos preparados con partes menos nobles de alimentos frescos.
  • Apoya la iniciativa No tires la comida: más de 15.000 consumidores como tú ya están movilizándose contra los desperdicios. 

Imprimir Enviar por email