Noticia

¿Alimentos con "apellido"? No te fíes

14 marzo 2017
artesano

14 marzo 2017
Dicen que son artesanos, caseros o 100% naturales, y los compras pensando que realmente lo son y por eso su calidad es superior (como a menudo también lo es su precio): normalmente, basta echar un vistazo a la lista de ingredientes para ver que en el mejor de los casos esa alegación es una exageración, cuando no una falsedad. OCU insta a tomar medidas. 

Artesano, natural, casero… son el adjetivo que acompaña a muchos de los alimentos que compras a diario. Sin embargo, basta echar un vistazo a la etiqueta para comprobar que en la mayoría de los casos estamos ante un mero recurso publicitario más, un argumento que pretende ganarse a unos consumidores cada vez más interesados en comer bien.

Lo natural como argumento

Según la RAE, natural es un elemento que se halla en la naturaleza, o que no ha sido sometido a mezcla o elaboración. Sin embargo, basta mirar los lineales de los supermercados (o revisar tu despensa) para ver un caldo natural, un puré o un paté “natural”… que sin embargo, al leer en detalle la etiqueta comprobamos que en muy poco difieren de los productos que no llevan ese adjetivo.

Los que sí son naturales. Legalmente, hay algunos productos que pueden llevar la denominación de natural:

  • El agua mineral natural envasada: la que se obtiene directamente de manantial
  • El yogur natural; elaborado con fermentos e ingredientes lácteos, con o sin azúcar o edulcorantes, pero sin aromas
  • Las conservas al natural, vegetales o pescados y mariscos cocidos y envasados solo con agua y sal.
  • Aromas naturales, aditivos de origen vegetal o animal

En el resto de los casos, por mucho que el producto presuma de ser 100% natural, no es así: es una exageración, como demuestra una simple lectura a la etiqueta

Lo artesanal, un valor seguro

En la búsqueda de alimentos de calidad, los productos artesanos están siempre entre los más apreciados por los consumidores. Los fabricantes lo saben: de ahí que la coletilla “artesanas”,”artesanal” o, en su defecto “tradicional”, acompañe muchos productos, como estas pastas. Sin embargo, echar un vistazo a la etiqueta puede despejar muchas dudas: un producto artesano no recurrirá a ingredientes propios de una elaboración industrial, como aditivos, aceite de palma

artesamaet casera

Los que sí son artesanales. Sí hay algunos productos que tienen la categoría de artesanos o tradicionales y así se señalan con unos sellos que acreditan que

  • Son una Especialidad Tradicional Garantizada (ETG), como el jamón serrano, la leche de granja, los panellets o las tortas de aceite de Castilleja de la Cuesta.
  • Son un producto de una Indicación Geográfica Protegida (IGP), como los turrones de Jijona o Alicante o los polvorones de Estepa.
  • Son unos alimentos artesanales auténticos, que se definen en cada Comunidad Autónoma como tales y se atestigua con unos sellos identificativos.

Del resto, desconfía: lo más probable es que se trate de un argumento publicitario más.  

Lo casero gusta más

Casero es lo que se hace en casa… Entonces ¿de verdad las croquetas congeladas “caseras” lo son? ¿Son caseras esa cuajada o esas natillas hechas con polvos?  Leyendo la etiqueta vemos que sus ingredientes (almidón de maíz, aromas, espesantes…) no son los mismos que usamos en casa cuando hacemos nuestras natillas de toda la vida con huevo, leche, harina de maíz, vainilla y azúcar. Esos productos serán muy ricos, deliciosos, sabrosos... pero de caseros tienen poco.

casera

Un recurso habitual para intentar disfrazar la realidad es recurrir al eufemismo “estilo casero”: en ese caso no están diciendo que sean hechos en casa, sino simplemente, que recuerda al producto de ese origen, pero atrapan al consumidor que busca alimentos con ese valor añadido que supone una cocina natural y casera.

No te fíes: los productos realmente caseros difícilmente los vas a encontrar en el supermercado.

OCU pide orden

La industria alimentaria aprovecha la confusión y falta de una legislación clara para incluir profusamente alegaciones de este tipo en los envases y publicidad de los alimentos. Poco importa que de natural, casero o artesano tenga poco el producto: recurren a estas exageraciones y falsedades con el único objetivo de atraer al consumidor.

OCU se ha dirigido a AECOSAN, la autoridad en la materia, para solicitar que se adopte cuanto antes una normativa que acabe con estos engaños y abusos, y de una vez por todas el consumidor sepa qué compra y qué come.


Imprimir Enviar por email