Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Alimentación

OCU pide que se regule el uso de términos en el etiquetado de alimentos

14 mar 2017
OCU pide que se regulen términos como "natural", "casero" y "tradicional" en el etiquetado de alimentos 

OCU ha analizado el etiquetado de 25 alimentos que realizan alegaciones sobre su carácter “natural”, “artesano”, “tradicional” y “casero”. De este estudio OCU concluye que la mayoría de estas afirmaciones son exageradas y tienen como objetivo confundir y engañar a los consumidores. Los resultados se publican en el número de marzo de la revista OCU-Compra Maestra. 

El Reglamento Europeo sobre información alimentaria facilitada al consumidor que regula el etiquetado de los alimentos en toda Europa, establece que la información que se proporciona al consumidor no debe inducir a error sobre las características del alimento, sobre su naturaleza, cualidades, composición o modo de fabricación. Esta obligación también se extiende a la publicidad y la presentación de los productos.

A pesar de esta clara obligación, OCU en su estudio ha encontrado ejemplos de alimentos que incumplen las obligaciones de la normativa, usando de forma confusa ciertos términos.

Natural 

Con la intención de hacer sus productos más atractivos para los consumidores dando una imagen de sanos, muchos fabricantes incluyen en el envase de sus productos la palabra “natural”. OCU recuerda que solo las aguas minerales, el yogur y algunas conservas puede llevar el nombre de natural con respaldo legal. En el resto de productos es una exageración. Incluir alegaciones como “caldo 100% natural” “paté natural” o “puré de patatas original natural” constituyen un claro ejemplo de un uso indiscriminado de un término con muchos significados diferentes, pero ninguno claro para el consumidor. Para OCU no se puede llamar natural a un producto elaborado, y solo con las únicas excepciones justificadas que establece la normativa se puede utilizar este término.

Casero, tradicional y artesano 

También con la idea de que el consumidor perciba como más agradable y sabroso un alimento elaborado de forma manual o artesanal, se incluyen en el etiquetado las menciones “casero”, “tradicional” o “artesano”. Sin embargo basta dar la vuelta al envase y leer la lista de ingrediente para comprobar que un tomate frito “estilo casero” de casero tienen bien poco, por la adicción de ingredientes como  espesantes, conservantes y aromas que es evidente que no se utilizan en casa. O unas pastas hechas según la “receta tradicional” que curiosamente contiene aditivos o aceite de palma, ingredientes que no figuran en ninguna receta tradicional o casera. De la misma forma se alega el carácter artesano, un término que regulan las Comunidades Autónomas, sin ningún tipo de garantía o control sobre la veracidad de estas afirmaciones. 

A juicio de OCU, la industria alimentaria se aprovecha de la falta de una legislación clara para incluir estas alegaciones en sus etiquetas para hacer más atractivos sus productos al consumidor a pesar de la evidente falsedad de la información que ponen a disposición de los consumidores. 

Por todo ello OCU se ha dirigido a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y al Ministerio de Agricultura para solicitar, al igual que existe en otros países, que se adopte una normativa que impida el abuso y la exageración por parte de la industria en la publicidad de los alimentos. 

Para más información (medios de comunicación): Eva Jiménez Tfno.: 91 722 60 61 - ejimenez@ocu.org  www.ocu.org 

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.