Noticia

Nueva etiqueta energética de electrodomésticos

04 junio 2020
Cambio en el certificado energético de electrodomésticos

¿Tienes claro qué es la etiqueta energética? Quizá hayas leído u oído que la escala de las etiquetas energéticas de los electrodomésticos vuelve a cambiar. Te contamos las fechas en que este cambio será una realidad, qué electrodomésticos deben llevar obligatoriamente el etiquetado energético, qué información básica contienen estas etiquetas energéticas y cómo leerlas y saber interpretarlas.

Clases energéticas, ¿qué significan?

La simplificación de la etiqueta energética de los electrodomésticos, volviendo a la escala inicial de la A a la G sigue avanzando. De hecho, si has comprado o vas a comprar una nueva lavadora, lavasecadora, frigorífico, lámpara, pantalla o televisión; es posible que te encuentres con dos etiquetas en tu embalaje. Sin embargo, no será hasta el 1 de marzo de 2021 cuando oficialmente se introduzca esta escala única que reemplazará de manera progresiva a la actual clasificación, que llega hasta A+++.

Te contamos en qué van a consistir los cambios en las clases energéticas y cómo puedes leer la nueva etiqueta energética. 

Información más clara y comprensible

Con este cambio de etiquetado energético en la UE se espera que la información sea más clara y comprensible para el consumidor, ya que se había comprobado que con las etiquetas A +, A ++ y A +++, la motivación a comprar electrodomésticos más eficientes era menor a la que había con la escala de A a G: los consumidores estaban menos inclinados a optar por los aparatos de “primera clase” sin un mensaje claro de "compra A".

Estas nuevas etiquetas seguirán el ritmo de las mejoras tecnológicas en eficiencia energética, y serñan revisadas cuando el 30% de los productos en el mercado comunitario reciban la máxima clasificación (A) o cuando el 50 % esté en las franjas A y B, para asegurar su utilidad.

Clases energéticas de la A a G

El resultado de este reescalado de las clases, los electrodomésticos más eficientes (que antes pertenecían a la clase A+++), quedarán asignados como mucho a la clase B, para dejar un espacio de mejora a la eficiencia energética de los nuevos productos, es decir, la clase A, la más eficiente, quedará inicialmente desierta

Así serán las nuevas etiquetas energéticas

Dependiendo del electrodoméstico, las nuevas etiquetas energéticas no solo informarán del consumo eléctrico, sino que también aportarán datos sobre el agua utilizada por ciclo de lavado, la capacidad de almacenamiento o el ruido, entre otros. 

Además, incluirán un código QR que los usuarios podrán escanear para obtener información adicional sobre el producto. 

De momento, la Comisión Europea ha aprobado el formato original de las nuevas etiquetas de eficiencia energética para diferentes categorías de electrodomésticos: lavadora, lavasecadora, frigorífico, lámpara y pantalla o televisión.

Cómo leer la etiqueta energética

No solo cambia la letra de la etiqueta, la nueva normativa también modifica el método de cálculo, por lo que no habrá una correspondencia directa entre las etiquetas antiguas y las nuevas. Por eso puede resultar extraño ver que algunos modelos pasan a tener un consumo anual diferente, siendo el mismo producto.

No te preocupes, desde OCU te ayudamos a entenderlo mejor y a saber cómo leer la nueva etiqueta. Veamos las dos etiquetas del mismo modelo de lavadora:

Etiqueta antigua, actual (Directiva Europea 2010/30)

La etiqueta original tenía siete clases, de A a G, pero la eficiencia de las lavadoras mejoraba y hubo que introducir la clase A+, más tarde la A++ y la A+++. El resultado es confuso y superpoblado en las franjas superiores.

Antigua etiqueta energética

¿Cómo interpretar la etiqueta?

    • Clases. Tiene 7 clases que van de A+++, la de máxima eficiencia, a la clase D, la más baja eficiencia, asociadas con colores de verde oscuro a rojo. Se basa en un índice de eficiencia energética (EEI) que tiene en cuenta el consumo anual de energía, los programas, la carga.
    • Pictogramas. Destacan el consumo de agua anual en 220 ciclos, y no por programa; la capacidad de carga en programa normal de algodón a 60 °C o 40 °C, la que sea menor, la clase de eficiencia del centrifugado (escala de A a la G) y el ruido en las fases de lavado y centrifugado.
    • Consumo anual de energía. Consumo anual de energía en kWh (teniendo en cuenta 220 ciclos de lavado estándar anuales, e incluyendo el stand-by). Esta cifra puede variar según el uso en el hogar.

    Etiqueta nueva, reescalada (Reglamento UE 2017/1369)

    En la nueva etiqueta se han redefinido los límites de consumo para poder entrar dentro de una clase energética. En el momento del lanzamiento, no habrá ningún aparato encuadrado en clase A, para dejar libre ese espacio de mejora.

    Nueva etiqueta energética

    ¿Cómo interpretar la etiqueta?

    • Clases. Siete como máximo, de la A a la G. El verde oscuro indica un producto altamente eficiente y el rojo uno de baja eficiencia. Se basa en un índice de eficiencia energética (EEI) que tiene en cuenta: el consumo anual de energía y en cada programa. El gasto energético se basa en 100 ciclos de lavado.
    • Pictogramas. Destacan las características del programa “Eco 40-60”: capacidad de carga (kg); duración en minutos; consumo de agua, litros/ciclo; clase de eficiencia centrifugado (escala A a G); ruido del centrifugado dB(A) y la clase de emisión de ruido (escala de A a D).
    • Consumo anual de energía. Muestra el consumo energético ponderado en kWh/100 ciclos de funcionamiento (en el programa “Eco 40-60”).
    • Código QR. Escaneándolo se accede a más datos sobre el producto.
    • Clase asignada. Señala el grupo en el que está encuadrado el producto etiquetado.
    • Límites más exigentes. Los aparatos quedarán en una clase energética más baja que la actual, al ser los límites más estrictos.

    ¿Cuándo estarán disponibles las nuevas etiquetas?

    Muchos fabricantes tienen el proceso de producción avanzado y algunos ya las incluyen en los nuevos productos. A partir de noviembre de 2020 se venderán productos que llevan ambas etiquetas, lo que puede generar confusión, pero los comerciantes no las mostrarán en las tiendas físicas ni online hasta marzo de 2021. Además, debido al parón de ventas que ha supuesto la crisis de la COVID-19, es posible que las fechas de lanzamiento se reajusten. Este es el calendario:

    • Otoño 2019: los fabricantes formaron a sus empleados de ventas.
    • Noviembre 2020, por ley, los fabricantes deben incluir ambas etiquetas en los productos, pero la nueva no se expondrá al público en las tiendas.
    • Marzo 2021, las nuevas etiquetas para lavavajillas, lavadoras, lavasecadoras y frigoríficos deben ser visibles en las tiendas.  
    • Septiembre de 2021, deberán mostrarse las nuevas etiquetas de lámparas y bombillas.
    • 2022 nuevas etiquetas para aires acondicionados y secadoras.

    Proyecto Belt: la apuesta por la eficiencia energética

    Desde OCU ya insistimos,  junto con otras organizaciones como BEUC, la organización de consumidores europea, y ANEC, la voz de los consumidores en la normalización europea, sobre la necesidad de simplificar la etiqueta energética de los electrodomésticos, y solicitábamos la vuelta a la escala inicial de la A a la G. Consideramos que los consumidores ganarán en información con esta mejora.

    Además, la nueva normativa puso en marcha la creación de un registro de productos en enero de 2019, con el fin de facilitar el trabajo a las autoridades de supervisión de los Estados miembros y garantizar que los cálculos de eficiencia energética se correspondieran con los declarados por los fabricantes.

    Proyecto europeo Belt

    OCU forma parte del proyecto europeo Belt (Boost Energy Label Take Up) que tiene como objetivo apoyar en la transición evitando los errores de interpretación y ayudando, por un lado, a los consumidores para que sigan eligiendo productos de mejor rendimiento, y por el otro, a los fabricantes para que investiguen y lancen electrodomésticos más eficientes.