Informe

Casas pasivas: ¿vale la pena hacer la inversión?

Si estás pensando en hacerte una casa, tienes la posibilidad de influir en su diseño y eres una persona comprometida con el medioambiente, te proponemos que consideres la opción de una casa pasiva o edificio de consumo nulo.

18 junio 2019
casas-pasivas

¿Qué es una casa pasiva?

Una casa pasiva o edificio de consumo casi nulo es un tipo de vivienda que utiliza los recursos naturales de su entorno de una forma eficiente a nivel energético, sin necesidad de una energía exterior que active los sistemas de climatización o ventilación.

Antes de ponerse a construir, se realiza un estudio previo de las características del lugar donde se va a construir la casa pasiva, con el objetivo de adaptar su diseño y elegir los materiales de construcción adecuados para que se aprovechen al máximo las condiciones medioambientales (radiación solar, orientación, ventilación, humedad…). Igual de importante es definir las necesidades que tendrá el edificio y las personas que vivirán allí.

En los últimos años, el número de casas pasivas construidas se ha multiplicado y posiblemente el principal motivo se encuentre en la entrada en vigor de la Directriz europea 2010/21/EU, por la cual a partir de 2018 todos los edificios públicos de nueva construcción debían ser de consumo casi nulo y a partir de 2020 esta misma condición se extenderá a viviendas particulares de nueva construcción.

casas-pasivas-edificio

5 elementos importantes en la construcción de una casa pasiva

Además de estos pasos previos, hay una serie de elementos que no pueden fallar en una casa pasiva si se quiere que sea efectiva energéticamente. Estos son algunos de los más importantes:

1. Aislamiento térmico

Un buen aislamiento térmico no solo ayuda a reducir las pérdidas de calor o frío, sino también a que la demanda de energía para climatización sea menor. Por este motivo, y para favorecer la eficiencia energética, en la construcción de casas pasivas es importante que estas cuenten con:

  • Una envolvente térmica con espesores que duplican o triplican los de una casa convencional y que esta sea continua, sin interrupciones ni debilitamientos para evitar los puentes térmicos.
  • Unas puertas y ventanas correctamente instaladas, ya que ambos elementos son una importante fuente de pérdidas de energía.
2. Estanqueidad

Como ya se ha comentado, a la hora de construir casas pasivas, se cuida mucho la estanqueidad de la envolvente térmica. Es importante que esta no tenga ni agujeros ni huecos para que no haya filtraciones de aire no deseadas, ya que esto supondría pérdidas energéticas e, incluso, podría repercutir negativamente en los materiales del edificio.

3. Sistema de ventilación eficiente y recuperación de calor

Estos sistemas se encargan de renovar el aire interior continuamente, al mismo tiempo que tratan de conseguir un confort térmico mediante el intercambio de aire interior y exterior. Para lograr esto último, el recuperador de calor atempera el aire que entra, por ejemplo, un día de invierno a 0 ˚C cruzándolo (que no mezclándolo) con el que sale a 22 ˚C, de esta forma se produce una cesión de la energía interna y estos 0 ˚C se transforman en 18 ˚C. Todo esto sin la ayuda extra de ningún sistema de calefacción.  

4. Efecto invernadero

Una técnica que se utiliza mucho en la construcción de edificios de consumo casi nulo es el efecto invernadero. Para ello, se colocan superficies acristaladas estancas que generan un sobrecalentamiento del aire interior de una galería, o bien que almacenan el calor en paredes situadas estratégicamente, con el objetivo de que al caer la noche esta energía se pueda aprovechar.

En el caso de querer contrarrestar este efecto en verano, será necesario proyectar algún mecanismo de protección solar.

5. Energías renovables

La instalación de un sistema de energía renovable concreto no solo depende de cada proyecto, ubicación y demanda energética, sino también de las necesidades de los inquilinos y, por supuesto, del nivel de inversión que estos estén dispuestos a hacer.

Del mismo modo que se examinan las particularidades del lugar, resulta conveniente hacer un estudio técnico para evaluar las distintas tecnologías renovables de uso doméstico que podrían instalarse (biomasabombas de calor, solar térmica, solar fotovoltaica…) y ver cuál de ellas se ajusta más al presupuesto y reportará a largo plazo un mayor ahorro energético y económico.

Si estás interesado en conocer más sobre energías alternativas, te invitamos a participar en nuestra Comunidad de energías renovables.

Participa en la Comunidad de energías renovables

¿Cuánto cuestan estas viviendas?

El diseño y la construcción de una casa pasiva supone de media un incremento del 10 % del coste con respecto a una tradicional. Sin embargo, y es algo que conviene remarcar, una casa de estas características nos ayudará a gastar de media un 75 % menos de energía al año con respecto a una vivienda normal, por lo que a la larga nuestro bolsillo lo acabará agradeciendo.

casas-pasivas-exterior

A la hora de evaluar el coste de la construcción de una vivienda pasiva, es importante tener en cuenta que cuanto mayor sea su tamaño, su coste (y mantenimiento) también lo será. Por tanto, una buena solución es ceñirnos a nuestras necesidades y aprovechar el espacio al máximo.

Otra cosa que ayudaría a que la construcción de un edificio de consumo casi nulo no se nos fuera de las manos económicamente hablando es, además de valorar varias propuestas de tecnología de energía renovable, contar con al menos 3 presupuestos diferentes para compararlos y optar por el que tenga una mejor relación calidad-precio.