Noticia

Pulseras o relojes de actividad ¿en qué se diferencian?

06 marzo 2018
Pulseras o relojes de actividad

06 marzo 2018

Si necesitas un dispositivo para fitness no compres a lo loco. No todos ofrecen las mismas prestaciones. Todo depende del uso que quieras darle, así que decide primero exactamente lo que necesitas y después compara entre las pulseras o relojes de actividad en nuestro comparador. Seguro que aciertas.

Las pulseras y los relojes de actividad no son lo mismo. Cada uno cumple su función. Por lo tanto, si quieres hacer una buena compra deberías primero saber en qué se diferencian.

Pulseras o relojes de actividad

Aunque ambos tratan de cuantificar los movimientos que realizas a lo largo del día y la noche, las pulseras nacieron para ser más ligeras y cómodas y medir la actividad normal diaria y los relojes para satisfacer las necesidades de los más deportistas, con características más específicas: miden el ritmo cardíaco, tienen GPS incluido y son sumergibles entre otras características. (También puedes encontrar pulseras con algunas de estas características).

Además también hay diferencias de precio. Verás que pueden costar desde 60 euros hasta casi 500 euros. En nuestro comparador puedes encontrar aquellos que catalogamos como compras maestras por 60 euros en el caso de las pulseras y por 110 euros en el caso de los relojes.

Ahora que conoces la diferencia entre las pulseras y los relojes de actividad ya sabrás cuál necesitas. Entra en nuestro comparador y elige el que mejor te convenga.

comparador pulseras y relojes inteligentes

¿Qué los convierte en una Compra Maestra?

Hemos analizado 13 pulseras y 13 relojes de actividad y los resultados nos muestran que no todos son iguales. Los mejores deben ser precisos, fáciles de usar y cómodos de llevar. Para saberlo nuestros expertos realizaron diferentes pruebas específicas que les llevó a concluir qué pulseras o relojes de actividad se merecen ser condecorados como Compra Maestra.

  • Precisión. Para saber si contaban con esta cualidad, nuestros expertos caminan, corren y realizan las tareas diarias mientras medían cómo los dispositivos contabilizan los pasos, la distancia, las calorías y la frecuencia cardíaca. Caminaron sobre una cinta de correr calibrada a 4.8 km/h durante 10 minutos y correr a 9-10 km/h durante otros 10 minutos mientras medimos con equipos especializados tanto la frecuencia cardíaca como las calorías consumidas para poder comprobar que los dispositivos no se pierden ni un paso ni un latido.
  • El peor reloj se desvió hasta un 33% midiendo la frecuencia cardíaca.
  • La peor pulsera se desvió un 105% midiendo las calorías quemadas.
  • Funciones avanzadas. Los llevamos a la piscina y hacemos una carrera de 5 km en exteriores para comprobar la precisión del nado ( la distancia) y de su GPS integrado. Comprobamos que una pulsera midió un 30% más de distancia que la que realmente se hizo.
  • Facilidad de uso. Nuestros expertos pasan semanas conociendo los dispositivos y sus apps (para Android e iOS) para descubrir todos sus entresijos de configuración.
  • Comodidad. Es imprescindible que se amolde a tu muñeca sin que te roce y sin que se mueva por ser demasiado grandes o pesados. 
  • Batería: Analizamos la duración real de la batería realizando un ciclo de tareas en el que se reciben llamadas de teléfonos, alertas de emails, notificaciones de mensajes y redes sociales, nuestros expertos las llevan puestas durante 8 horas contabilizando sus movimientos, otras 6 horas en las que usamos el reloj de manera activa cada cierto tiempo y por las noches se deja “inactivo”. Para este mismo ciclo de uso, el mejor dura 474 horas mientras que el peor apenas llega a las 36 horas. Es la diferencia entre recargarlo cada día (como el móvil) o tener semanas de uso.

Imprimir Enviar por email