Noticia

FaceApp: luces y sombras de la app de moda

¿Quieres saber cómo serás de mayor? La app de moda de este verano se llama FaceApp: descargas la aplicación, subes tu foto y podrás ver cómo serás de anciano, como eras de joven, como serías con otro peinado… Pero, ¿qué pasa con esas fotos?, ¿qué sucede con tus datos?

25 julio 2019
Attenzione a FaceApp

Ocupa todas las conversaciones y es la diversión de moda: en los últimos días las redes sociales de muchos de nuestros contactos se han llenado de sus imágenes retocadas para parecer más ancianos, o mucho más jóvenes. Es el fenómeno FaceApp, una aplicación disponible para los sistemas operativos Android e iOS que permite, usando los filtros, modificar nuestras fotos, dándonos un aspecto diferente. Hasta aquí parece poco más que un nuevo divertimento, otro juego… pero, ¿qué hay detrás de esto? 

Más de 80 millones de descargas en dos años

FaceApp se lanzó en 2017. Desde ese momento se han producido más de 80 millones de descargas de las tiendas digitales, y periódicamente ocupa el top de popularidad entre las aplicaciones más descargadas. Detrás del éxito de FaceApp está la Wireless Lab OOO, una sociedad ubicada en Rusia. Lo cierto es que el mérito de los desarrolladores es haber inventado una app simple e intuitiva, pensada para el entretenimiento de unos usuarios que suben una foto a sus servidores para que sea modificada... pero que no se plantean lo que están dando a cambio de sus fotos retocadas.

Condiciones de uso poco transparentes

El tema de la privacidad es de entrada poco claro. Al revisar las condiciones de uso de la app, una de las primeras cosas que salta a la vista es cómo se han redactado, de manera poco clara e inconcreta. No resulta evidente cómo se están tratando las imágenes y los datos de los usuarios, ni tampoco con quien se comparten más allá de la compañía rusa Wireless Lab OOO.

Para poder elaborar las imágenes que tanto nos divierten, las fotos cargadas acaban en el servidor de la sociedad, y de ahí se archivan por un tiempo que no está claro. Al descargar y usar FaceApp consientes a la aplicación acceder y hacer fotos, y según indican en las condiciones es una licencia "perpetua, irrevocable, global, transferible y gratuita".

Por otro lado, no se hace referencia al GDPR en temas de privacidad, pero considerando que la app se usa en Europa, debería garantizar a los usuarios un correcto tratamiento de los datos de los usuarios. 

¿Y los menores?

El uso de datos y fotos de menores es un tema especialmente espinoso. Lo cierto es que el uso de FaceApp no prevé en ningún caso una indicación de la edad del usuario, ni cuando se descarga la app ni en fase de login.

La ley española, reduciendo la edad prevista en el GDPR, establece los 14 años como edad mínima para poder prestar de manera autónoma consentimiento en el tratamiento de datos. Está claro que la app no verifica la edad del usuario que presta consentimiento, pero intenta soslayar el problema y guardarse las espaldas indicando que no va dirigido a menores de esa edad porque ellos por si solos no pueden autorizar el uso de sus datos. Según las normas, el titular, o sea, quien recoge los datos, debe actuar de forma razonable para comprobar que el progenitor presta el consentimiento... ¿cómo lo controla FaceApp?

Por otro lado, nuestra Ley regula el derecho a solicitar la supresión de los datos facilitados a redes sociales u otros servicios de la sociedad de la información por el propio menor o por terceros durante su minoría de edad.

En resumidas cuentas, la última moda de las redes sociales no es tan inocua como podría parecer.

Defiende tus datos 

Tanto OCU como las demás asociaciones de consumidores de Euroconsumers hemos tomado decididamente partido por la defensa de la privacidad de los datos de los usuarios y en contra de que se usen con fines comerciales sin su conocimiento ni consentimiento expreso. Ese es el objetivo de nuestra campaña Mis datos son míos.

Si tú también quieres tener el control, súmate

Mis Datos son Míos