Informe

Mobile World Congress 2015: lo que traen las marcas

03 marzo 2015
mwc

03 marzo 2015

La gran cita anual de la tecnología móvil es un combate entre fabricantes a golpe de novedades. Todos quieren su ración de titulares, pero pocos consiguen que se hable de ellos. OCU cubre el evento y selecciona lo más relevante. 

Sony: más allá de los móviles

Los tiempos cambian y al final se hará realidad eso de que el Mobile World Congress no es solo una feria de teléfonos sino el gran evento de la tecnología móvil. Es decir, más espacio para todo tipo de wearables.

Muchos auguran que los japoneses se desharán pronto de su división de teléfonos, y para acallar los rumores no basta que el CEO de Sony Mobile venga a Barcelona a desmentirlos. Hay mar de fondo y unos resultados de ventas que no cumplieron con las (enormes) expectativas.  

Casualidad o no, lo más interesante de Sony este año no son teléfonos sino otras cosas. No han querido presentar aún el smartphone Xperia Z4, pero han traído la tablet: 10,1 pulgadas (resolución de 2560x1600 píxeles) y cámara de 8 megapíxeles (más otra frontal de 5 MP), pero que impresiona por su ligereza y su sumergibilidad.

Llega a las tiendas en junio por 649 euros (la de 32 GB con LTE):


Xperia Z4

La hora de los wearables

Pero lo más llamativo de Sony este año son sus nuevos wearables: el reloj (Smartwatch 3) y la pulsera de actividad (Smartband Talk).

El primero tiene muchas de las cosas que le pedimos a un reloj si de verdad quiere ser inteligenteincorpora GPS, mide pulsaciones y es resistente al agua.

Está ya a la venta, cuesta 229 euros y es una seria competencia para el resto de smartwatches (y también para los pulsómetros). 

En cuanto a la pulsera de actividad, tiene pantalla con tinta electrónica para que la batería dure 5 días dicen. Sigue apostando por un diseño en diferentes colores que haga más bonitos de vestir estos dispositivos y la acompañan de un app para medir toda tu vida (lo que escuchas y lo que fotografías además de lo que caminas):


Wearables Sony

Como siempre, Sony trae muchos artilugios centrados en el sonido, como unos increíbles auriculares que sirven tanto para reducir radicalmente los ruidos de fondo (cancelación de ruido) pero también para grabar sonido ambiente y en estéreo con una calidad difícilmente superable.  

Costarán 59 euros y permitirán grabar todo lo que vives y volver a escucharlo como si lo volvieses a vivir. En serio: el sonido es tan envolvente que desconcierta como una alucinación auditiva. 

De indudable atractivo para los runners son los Smart B Trainer: unos auriculares sin cables con GPS incorporado que toman tus pulsaciones desde la oreja (¿será esto fiable?).

Esto significa que puedes dejar tu móvil en casa y salir a correr únicamente con unos cascos que registrarán kilómetros y pulsaciones, dándote consejos puntuales ("te queda X para llegar", "cálmate que vas muy fuerte", etc.). Al volver a casa se comunican por Bluetooth con la app de tu smartphone que se ocupa de las estadísticas.

También podrás escuchar tu propia música, ya que tiene 16 GB de memoria para meter lo que quieras. No tienen precio confirmado pero llegarán a las tiendas antes de 2016. Las pegas: solo rinden plenamente si tienes un smartphone marca Sony y tiene pinta de que serán caros. 

Sony

Más anecdótica resultan tanto las gafas estilo Google Glass (aún demasiado en modo pruebas) como la báscula Withings que además de pesarte te dice tu Índice de Masa Corporal, tus pulsaciones (las toma desde los pies) y la calidad del aire de tu cuarto de baño.

En cuanto a móviles, las novedades se centran en el Xperia M4 Acqua de 5 pulgadas, un smartphone de gama media con cámara de 13 megapíxeles y certificación IP67 (resiste al agua hasta profundidades de 1 metro durante más de media hora).

La buena noticia para los consumidores es que resuelve una de las quejas más frecuentes con los «sumergibles» de Sony: te olvidabas de tapar todos los conectores y se mojaba el interior, estropeándose el teléfono y quedando fuera de garantía.

Pues bien: los conectores de carga y de auriculares (los que más se usan) del M4 Acqua no necesitan tapa porque son a prueba de agua.