Noticia

Nuevas variantes del coronavirus

Aclaramos dudas sobre mutaciones de SARS-CoV-2

La pandemia sigue siendo nuestra principal preocupación: cómo combatir los contagios, frenar la transmisión, atajar nuevas oleadas, las vacunas… La llegada de nuevas variantes es también una de las grandes preocupaciones.

26 marzo 2021
variantes covid

Al igual que el resto de virus, el SARS-CoV-2 sufre mutaciones genéticas aleatorias conforme genera nuevas copias durante el proceso de replicación.

La mayor parte de estas mutaciones dan lugar a copias que no son viables, pero algunas veces sí lo son. Y si la mutación aporta además alguna ventaja genética (por ejemplo, que se transmita más fácilmente o sea más resistente), es posible que prolifere esa copia y dé lugar a una nueva variante del virus (que incluso puede acabar desplazando a la variante original).

Las mutaciones de SARS-CoV-2

Este es un proceso natural, habitual en los virus, y el SARS-CoV-2, el responsable de la COVID-1 , no es ajeno a ello. De hecho, ha mutado ya varia veces, y las variantes genéticas del virus que eran más frecuentes al principio de la pandemia acabaron siendo sustituidas ya durante el verano de 2020 por otras variantes caracterizadas por presentar la mutación D614G, asociada a una mayor capacidad de transmisión.

Nuevas variantes del virus

En estos momentos de la pandemia las mutaciones que más preocupan a las autoridades sanitarias son la N501Y (que aportaría una mayor transmisibilidad) y la E484K (de la que se sospecha que aporta una mayor resistencia a la acción de los anticuerpos). Pero de lo que se habla en los medios es de la variante británica o la brasileña del famoso coronavirus. Repondemos a las dudas más comunes sobre ellas.

¿Qué son? ¿Qué las hace diferentes? 

  • La variante B.1.1.7, popularmente conocida como “variante británica” porque surgió en Reino Unido en septiembre de 2020, cuenta con 28 cambios respecto al genoma del “virus Wuhan” original, entre ellos la mutación N501Y.
  • La variante B.1.351 es la llamada “variante sudafricana” por haber sido detectada por primera vez en Sudáfrica en diciembre de 2020, incorpora la mutación N501Y (que habría surgido de forma independiente de la variante británica) y la mutación E484K, lo que lo convierte en una variedad más fácilmente transmisible y posiblemente más resistente a la acción del sistema inmunitario.
  • La variante P.1 o “variante brasileña”, detectada a finales de 2020 en la zona de la Amazonia brasileña y en viajeros procedentes de aquel país, cuenta también con esas dos mutaciones, que habrían surgido allí también de forma independiente.

¿Son preocupantes?

La evidencia indica que las tres variantes mencionadas son probablemente más transmisibles que la variante original, siendo imposible afirmar todavía nada seguro sobre su posible mayor letalidad.

¿Son eficaces las vacunas?

En el caso de la “variante británica” parece ya bastante claro que la eficacia de las vacunas no se ve alterada, pero aún persisten dudas sobre si en las otras dos variantes la efectividad de las vacunas se ve reducida de alguna manera. En este sentido, las investigaciones más recientes son tranquilizadoras. Es cierto que parecen presentar una mayor resistencia a los anticuerpos, pero el sistema inmunitario no solo son los anticuerpos: existen toda una serie de mecanismos complementarios (la denominada inmunidad celular) que no se verían afectados por estas nuevas variantes. De ahí que a día de hoy, aunque no podamos lanzar las campañas al vuelo, podemos ser moderadamente optimistas.

¿Qué variante predomina en España?

La variante británica (técnicamente B.1.1.7) se ha distribuido por toda Europa, y está también circulando en España. De hecho, en algunos lugares ha aumentado muy rápidamente durante las últimas semanas en relación con otras variantes del virus. Este aumento relativo, coincidente en el tiempo con la resolución de la tercera oleada de contagios en nuestro país, no se ha traducido en un aumento de la incidencia global, pero sí ha conducido a que en la segunda mitad del mes de marzo la variante británica sea ya la mayoritaria en buena parte de las comunidades autónomas. El papel que ello pueda jugar en la evolución inmediata de la infección, una vez que parece que ya hemos alcanzado el "suelo" de transmisiones tras la tercera ola, está por ver.

Las variantes sudafricana y brasileña se han detectado solo de forma puntual. Y aún más residual es la presencia en nuestro país de otras variantes de interés, pero no se puede aún determinar cuál será su impacto. en cuanto a riesgo de transmisión o impacto no se puede aún determinar.

Información del Ministerio de Sanidad sobre las variantes

En cualquier caso, lo que está claro es que las vías de transmisión de las nuevas variantes no son distintas a la de la variante originaria, por lo que las medidas elementales de prevención son exactamente las mismas. Si se cumplen de forma estricta nada indica que el riesgo de contagio sea mayor.