Informe

EPOC: cuando respirar es un lujo

15 noviembre 2017
epoc

15 noviembre 2017

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica es una enfermedad incurable e irreversible, que limita sobremanera la vida de quienes la padecen. El tabaco es el principal responsable, pero la inhalación de sustancias químicas e irritantes y la contaminación también son responsables de este daño pulmonar extremo.

El tercer miércoles de noviembre se celebra el Día Mundial de la EPOC. un buen momento para poner el foco en esta enfermedad, irreversible, incurable y muy incapacitante.

Qué es la EPOC

EPOC son las siglas de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica.

La EPOC es una enfermedad grave y muy limitante: los tratamientos son paliativos, para mejorar la calidad de vida, pero no pueden curar al enfermo, pues el daño que la enfermedad ha causado en el pulmón es irreversible. El pulmón de un paciente con EPOC está tan dañado que no se produce de forma adecuada el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono, fundamental para la vida.

Fatiga extrema, ataques de tos, falta de aire incluso en actividades sencillas, dificultades para respirar… son los síntomas de la EPOC, una enfermedad que en España afecta a 1 de cada 10 personas entre los 40 y los 80 años, aunque muchos de los enfermos ni siquiera son conscientes de ello. La OMS asegura que es la cuarta causa de muerte en el mundo… y que en 2030 será la tercera.

Aunque comparta algunos síntomas, la EPOC no debe confundirse con el asma, (el asma es reversible, se puede tratar), ni con la bronquitis crónica, ni con el enfisema pulmonar (la destrucción de los alveolos pulmonares). No obstante, muchos enfermos de EPOC sufren también bronquitis y enfisema

Por qué se produce la EPOC 

Muchos fumadores padecen EPOC. El tabaco es el principal culpable pero no es el único responsable del desarrollo de esta enfermedad. Los factores de riesgo de estos daños irreversibles en el pulmón son:

  • El tabaco, principal culpable de la EPOC.
  • La inhalación de gases o partículas irritantes, normalmente en un entorno profesional.
  • La contaminación ambiental, en espacios interiores o exteriores (sobre todo las partículas emitidas por los coches…).
  • Por último, nacer con los pulmones poco desarrollados, o padecer un fallo genético, también pueden dar lugar a la EPOC.

Vivir con EPOC

Esta enfermedad es incurable, pero hay tratamientos destinados a mejorar la calidad de vida del enfermo, a facilitar algo tan vital como respirar. Unos buenos hábitos alargarán su vida en buenas condiciones.

  • Lo primero es olvidarse del tabaco.  Cada cigarrillo agrava seriamente la situación del pulmón.
  • Caminar, hacer actividades placenteras, los ejercicios que le recomienden… hay que moverse a diario, aunque sea poquito. Mejora el estado del corazón, de los pulmones… y del ánimo. La depresión provocada por lo incapacitante de la enfermedad es otro peligroso enemigo que hay que combatir.
  • Respetar el tratamiento. Suele consisitir en broncodilatadores y corticoides, para ensanchar los bronquios y disminuir la inflamación, y normalmente se suministra en forma de inhaladores. Es muy importante usarlos bien, para que la medicación sea efectiva.
  • Evitar riesgos. Evitar infecciones respiratorias evitará agravar la situación: sigue las recomendaciones del médico respecto a las vacunas (gripe y neumococo), prevención, etc.

 


Imprimir Enviar por email