Informe

Drenaje linfático, 5 cosas que debes saber

04 diciembre 2017
drenaje-linfatico

04 diciembre 2017

Esta terapia manual se basa en estimular el sistema linfático y acelerar la eliminación de los desechos bioquímicos de los tejidos para facilitar la reducción del edema. A pesar de su popularidad, es necesario investigar más sobre sus efectos terapéuticos.

5 cosas que debes saber sobre drenaje linfático

1. Es una técnica de masaje manual

Se trata de un suave masaje que consiste en presionar la piel con movimientos en direcciones concretas basadas en la estructura del sistema linfático. Esto ayuda a mejorar el drenaje de los fluidos y de las sustancias de desecho a través de los canales apropiados. Son movimientos suaves, lentos y repetitivos. Normalmente, dura 1 hora o incluso más.

Si bien es cierto que es un masaje suave, tiene algunas contraindicaciones. Por este motivo, hay personas que deben consultar antes de probarlo como, por ejemplo, son aquéllas con antecedentes de trombos o tromboflebitis, cáncer o insuficiencia cardiaca.

2. Su efecto es temporal

Sus beneficios mecánicos sobre la retención de líquidos o cualquier tipo de edema son temporales, además de que son necesarias varias sesiones para poder apreciar sus efectos. Se suelen aconsejar unas 10 sesiones.

También, se le atribuyen efectos adelgazantes. Aunque pueda reducir volumen, el adelgazamiento real debe estar enfocado a la pérdida de grasa. En este aspecto, esta técnica de masaje es muy limitada y su reducción del tejido graso no es relevante.

3. Evidencia limitada en celulitis, grasa y retención de líquidos

La celulitis es una condición compleja que afecta al tejido conjuntivo y tejido graso y en el que también está implicado el sistema linfático y la microcirculación. Por ello, el drenaje linfático puede ayudar, pero siempre teniendo en cuenta que la celulitis no se puede eliminar y que sus beneficios sobre el edema o el hinchazón serán temporales.

El drenaje linfático se suele aconsejar como complemento después de haber realizado otras terapias para la celulitis.

Respecto a los usos clínicos del drenaje, se utiliza en medicina, en concreto en el área de oncología, para el tratamiento de linfoedemas, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía.

También, se usa en rehabilitación y medicina deportiva para afecciones musculoesqueléticas que cursan con inflamación (desde fracturas a roturas de fibras o esguinces), ya que puede ayudar a reducir el dolor y el edema. Es importante que el drenaje linfático lo aplique un profesional con formación en este tipo de masaje y que conozca el sistema linfático como, por ejemplo, un fisioterapeuta.

4. Uso en estética y bienestar

Este masaje puede favorecer el retorno venoso en personas que sientan las piernas cansadas o hinchadas y con varices. Ahora bien, se recomienda acompañarse de otras medidas que se engloban dentro de los hábitos de una vida saludable como, por ejemplo: caminar 30 minutos al día, no llevar ropa ajustada y seguir una dieta variada rica en frutas y verduras.

Las zonas más frecuentes sobre las que se aplica son las piernas, glúteos y el abdomen.

5. No es lo mismo que la presoterapia

Existe un tipo de drenaje linfático que se realiza con una máquina especial, con la intención de simular el mismo efecto. Son los conocidos pantalones, botas o trajes de presoterapia. Éstos se inflan y se desinflan de manera rítmica para así ayudar a estimular el sistema linfático y el retorno venoso hacia el corazón.

Aunque no hay estudios rigurosos comparando los efectos de ambas técnicas, se considera menos efectivo que el manual. Es muy utilizado en el campo de la estética para tratamientos de piernas hinchadas o anticelulíticos. También, suelen recomendarse varias sesiones para poder apreciar sus efectos y sus resultados son temporales.


Imprimir Enviar por email