Informe

Cremas anticelulíticas: no dan resultado

29 mayo 2015
cremas celulitis

29 mayo 2015

El 98% de las mujeres tiene celulitis en muslos y caderas. Es algo normal, y no tiene sentido martirizarse para acabar con ella. Desde luego, con las famosas cremas anticelulíticas no lo vas a conseguir, pues solo actúan en la superficie y ofrecen un resultado muy limitado y temporal.

Revisamos 8 cremas anticelulíticas

Hacen su agosto en los meses previos al verano, insistiendo en que sus fórmulas revolucionarias combinadas con la constancia y disciplina en la aplicación conseguirán acabar con la odiada celulitis. ¿Lo consiguen? Pues lo tienen difícil, ya que no dejan de ser cremas cosméticas, y como tal, solo actúan en superficie limitándose a suavizar, embellecer o perfumar la piel. Para ir más allá, estos productos deberían ser registrados como medicamentos. 

A día de hoy, presumen mucho... y consiguen muy poco. Hay que decirlo claramente: las cremas anticelulíticas tienen una eficacia superficial, muy limitada y temporal

 

8 anticelulíticos, bajo la lupa

Hemos comprado 8 anticelulíticos de los más conocidos, de venta en supermercados y en farmacia o parafarmacia, y hemos revisado todas las alegaciones que hacen basándose en supuestas evidencias científicas que generalmente no son rigurosas. Son:

  • Dove Perfect Curves
  • Elancyl Cellu Slim
  • Garnier Body Tonic
  • L'Oréal Perfectslim Laser
  • Nivea Cellulite Gel Crema
  • Roc anticellulite microactivo
  • Thiomucase
  • Vichy Cellu destock

¿Qué llevan?

Cada producto tiene diferente composición, pero básicamente recurren a principios activos pensados para mejorar la circulación y combatir el edema, y a sustancias con acción sobre los adipocitos (o células grasas). Algunos de los principios activos más utilizados son:

  • Escina esta sustancia procede del castaño de Indias y actúa como vasoprotector. Se encuentra también en medicamentos utilizados para mejorar el edema y retención de líquidos, pero su utilidad es escasa y la evidencia se refiere solo a su uso por vía oral, no tópica.
  • Gingko Biloba, sus extractos tienen propiedades sobre la permeabilidad vascular y mejoran el tono vascular y la microcirculación.
  • Centella asiática, también con efecto sobre microcirculación.
  • Ruscus aculeatus, vasoconstrictor venoso, contiene flavonoides que pueden mejorar la resistencia de los capilares y disminuir la permeabilidad vascular y edema, mejorando el drenaje linfático.
  • Cafeína. Esta sustancia, y sus “primas” aminofilina, teofilina o teobromina promueven la lipogénesis y lipólisis. Se ha demostrado su eficacia lipolítica in vitro, y penetra fácilmente en la piel… pero no hay constancia de que sea capaz de llegar a  las células del tejido adiposo, muy por debajo de la epidermis. Faltan  estudios clínicos rigurosos sobre cosméticos con cafeína.
  • Carnitina es un aminoácido que interviene en el metabolismo de las grasas, pero la evidencia de su eficacia se refiere solo a test in vitro.
  • Vitaminas. En particular derivados de la vitamina A (como el retinol), con efectos en la piel, o el ácido ascórbico o vitamina C por su papel como antioxidante.
  • Alfahidroxiácidos (AHA) derivados de ácidos de frutas que actúan sobre la superficie de la piel con una exfoliación suave, para reducir la apariencia de "piel de naranja".

La mayoría de estas sustancias han probado su eficacia, pero solo en pruebas in vitro... y no es lo mismo destruir adipocitos en una placa de laboratorio, que atravesar la epidermis para lograrlo.

Cuatro trucos para convencerte

1. Nombres evocadores

Perfect Slim Láser, Body Tonic, Cellu Slim, Perfect Curves... sumados a una lista de ingredientes repleta de términos sofisticados y moléculas patentadas.

2. Eficacia ¿probada?

Estamos en el reino del asterisco. Y es que uno de los recursos más habituales es aludir a pruebas o tests que demuestran la constatada eficacia del producto. En realidad, casi siempre son asteriscos que remiten a test sensoriales de paneles de consumidores, en el que se autoevalúan los efectos de las cremas y sus propiedades cosméticas. Son resultados subjetivos, pero dan lugar a alegaciones fáciles de sustentar. A esto responden afirmaciones como las de L'Oréal , cuando dice "71% de mujeres se sintieron menos apretadas en sus vaqueros" con una aclaración que dice Autoevaluación, test realizado a 50 mujeres. Garnier Body Tonic habla de "eficacia constatada, inmediatamente piel más lisa y firme", remitiendo en un asterisco a "Autoevaluaciones sobre 50 mujeres". Elancyl, para justificar la alegación "alisado visible de los nódulos" también remite a un test de uso, Dove perfect curves  sustenta su alegación de "reductor de celulitis" en un test  de consumidores con 214 mujeres.

3. Alegaciones fantasiosas u optimistas en exceso

Donde prometen reducir "hasta X cm", recogiendo valores extremos obtenidos en situaciones irreales. O explicaciones como "eficacia probada en zonas resistentes a las dietas" o "zonas rebeldes".

4. Fotografías retocadas

Es habitual ver en los envases o en la promoción figuras esbeltas de glúteos y piernas, que se asemejan más a un dibujo que a una mujer real, una técnica para sugerir el resultado con el uso.

 


Imprimir Enviar por email