Informe

Suavizantes para ropa: funcionan pero no son imprescindibles

28 agosto 2013
Suavizantes

28 agosto 2013

Su objetivo es que la colada quede suave, perfumada y esponjosa. Cumplen bien con su cometido pero no son estrictamente necesarios para lavar la ropa. Si quieres saber más sobre suavizantes y descubrir qué debes tener en cuenta te damos algunas claves.

¿Qué son los suavizantes?

Son una variedad de detergentes. Lo que les diferencia es la inclusión de tensioactivos catiónicos, unas sustancias que se adhieren a la superficie de la ropa y le confieren suavidad. De hecho, dichas sustancias también suelen emplearse en la elaboración de otros productos domésticos como el acondicionador del cabello, entre otros.

Como ya hemos dicho, los suavizantes no son imprescindibles a la hora de hacer la colada. Proporcionan un acabado más agradable a la ropa (sobre todo al algodón) pero no la dejan necesariamente más limpia

Asimismo, en líneas generales, los suavizantes son productos poco ecológicos. En todo caso, su impacto ambiental no solo se mide por los resíduos que se vierten al medio ambiente sino también por la cantidad del envase y por el uso.

Hay algunos factores que pueden ayudar o perjudicar a la acción de estos productos. En OCU hemos hecho una prueba práctica sobre los hábitos y creencias más comunes relacionados con el suavizante para ropa.

  • Hemos analizado si las aguas duras reducen efectividad al suavizante en comparación con las aguas blandas. Los resultados indican que la incidencia de las aguas duras en el efecto del suavizante es poco significativa.
  • En cambio, hemos comprobado que la secadora sí potencia el suavizante.
  • Finalmente, comparamos los efectos del suavizante utilizando detergente líquido y en polvo, concluyendo que al combinar el suavizante con el detergente en polvo los resultados son ligeramente superiores.

Suavizantes para la ropa

A qué huelen y cómo se presentan

El aroma o perfume de los suavizantes no influye en absoluto en las propiedades del producto. Tiene más que ver con los gustos y las preferencias de cada persona. Por lo tanto, los resultados no variarán en función del perfume elegido, ya que este es solo un valor añadido.

Los suavizantes de ropa de color azul son los clásicos y los más habituales (con distintas denominaciones) pero lo cierto es que hay bastante variedad de perfumes (floral, talco, colonia, marsella, etc.) y de colores (azul, blanco, rosa o verde, entre otros).

Por lo que respecta a las presentaciones, podemos encontrar 3 tipos en el mercado español: 

  • Suavizantes líquidos: son los más frecuentes. Se pone la cantidad recomendada en el tapón y se vierte en la cubeta del suavizante de la lavadora o se añade en el último aclarado.
  • Suavizantes sólidos o granulados: se agregan al detergente o se introducen con su dosificador en el tambor de la lavadora, desde el inicio de la colada.
  • Toallitas suavizantes para secadora: solo resultan útiles si se utiliza la secadora. Se coloca una hoja (que está impregnada de suavizante) encima de la ropa y se inicia el programa de secado con normalidad.

Con moderación

Como indicábamos anteriormente, nunca debemos excedernos en la dosis recomendada de suavizante. O lo que es lo mismo: no por echar más suavizante el resultado será proporcionalmente mejor. Todo lo contrario; se trata de productos muy concentrados y si nos pasamos con el suavizante pueden aparecer manchas en la ropa (al lavarla de nuevo se van, pero estaremos realizando un gasto doble de agua, energía y tiempo). Una dosis "normal" de suavizante debería ser suficiente. En casos excepcionales se puede utilizar la dosis "extra" (siguiendo las indicaciones del fabricante) pero si como norma tienes que añadir más suavizante del recomendado para notar sus efectos, la solución puede pasar por un cambio de producto. Los socios de OCU tienen a su disposición nuestro análisis de suavizantes, para poder comparar y comprobar los resultados de los productos.

Por otro lado, el uso de suavizantes provoca que toallas, albornoces o trapos de cocina de rizo sequen menos. Esto ocurre  porque los componentes de los suavizantes reducen un poco la absorción del agua en ciertos tejidos. De hecho, a mayor suavidad del tejido la reducción de la absorción puede ser más acusada.

Sin embargo, los suavizantes reducen el tiempo de planchado (especialmente en los tejidos de algodón) y no se han encontrado problemas dermatológicos asociados con los suavizantes en los estudios realizados. A pesar de ello, la composición del perfume de la mayoría de los suavizantes incluye esencias alergénicas que, por su naturaleza, podrían provocar alergias, en especial a personas sensibles. Los fabricantes están obligados a declarar dichas esencias en el etiquetado, por prevención, cuando estén presentes en cierta cantidad.