Noticia

Nuevas normas para el crédito revolving

05 abril 2021
revolving

Miles de usuarios han caído en la trampa de las tarjetas revolving, con sus intereses que rayan la usura. El resultado es que llevan años pagando las cuotas de una deuda que nunca se acaba, sino que sigue creciendo. Una mayor y mejor información es fundamental para evitar el riesgo de las revolving: se están adoptando medidas en esa línea, pero no bastan. En OCU nos movilizamos contra esto. 

Tarjetas revolving: no como las demás

Cuando firmamos un contrato de tarjeta de crédito, la entidad financiera nos está concediendo un crédito por una cantidad determinada, que podemos utilizar cuando queramos, devolviendo los importes pagados en cuotas mensuales con sus intereses correspondientes. Este crédito puede ir disminuyendo si vamos devolviendo las cuotas, pero también es posible volver a disponer de él, por lo que la deuda vuelve a aumentar: esto es lo que se llama crédito de duración indefinida o revolving o revolvente, dado que se va renovando de manera automática.

¿Disponibilidad y alto interés? Cuidado

Usar ese crédito es muy sencillo: basta con comunicarlo a la entidad  para aplazar nuestros pagos. Sin embargo, tanta facilidad tiene un coste, ya que los intereses del aplazamiento suelen ser bastante elevados, superando el 20% TAE en muchos casos.

El gran problema de recurrir la modalidad de pago aplazado o revolving de las tarjetas es que a medida que se van haciendo compras con la tarjeta el importe de la deuda va a aumentando: si pagas una cuota mensual no muy elevada, puede llegar a ocurrir que esa cuota mensual no sirva ni para cubrir los intereses, por lo que la deuda seguiría aumentando incluso si se deja de utilizar la tarjeta, lo que provocará que cada vez estemos más endeudados.

La facilidad de uso y los tipos de interés elevados son una peligrosa combinación que puede desembocar en situaciones de sobreendeudamiento y en la imposibilidad de hacer frente a los pagos.

Tarjetas con interés usurario

En marzo de 2020, una sentencia del Tribunal Supremo consideró usurario un interés del 27,24% TAE de una tarjeta de crédito emitida por Wizink.

Tras esa sentencia, muchos emisores de tarjetas han rebajado los tipos de interés para ajustarlos un poco más a la media del mercado, situándolos alrededor de 20% TAE, para evitar caer en lo usurario,  pero desde OCU seguimos desaconsejando utilizar el pago aplazado con tarjeta, desde luego, nunca convertirlo en algo habitual.

#StopUsura

OCU puso en marcha una campaña para ayudar a los consumidores afectados por los intereses abusivos en las tarjetas. Miles de usuarios se han sumado a nuestra movilización en defensa de los usuarios víctimas de esta trampa.

¿Y tú? Si, aunque ahora hayan bajado el interés, antes fue más elevado, puedes reclamar  su abusividad. Si has caído en la trampa de los créditos y tarjetas revolving, podemos ayudarte.

#StopUsura: OCU, contra los intereses abusivos

Mayor transparencia para unos usuarios mejor informados

Ante los graves problemas que ha causado el crédito revolving a muchos usuarios, se han adoptado medidas destinadas a mejorar la transparencia, que han entrado en vigor en este año 2021:

Estudio de solvencia

Desde el día 2 de enero de 2021, las entidades emisoras de tarjetas están obligadas a evaluar la solvencia del cliente: deben valorar si pueden hacer frente a la deuda sin llegar a una situación de sobreendeudamiento. Para ello se establece como objetivo la devolución cada año de como mínimo del 25% del límite del crédito concedido.

Más información al cliente

En el momento de la contratación, el usuario debe recibir más información:

  • Se debe destacar el término revolving en la opción de pago.
  • Deben facilitar un ejemplo representativo del crédito con dos o más alternativas de financiación, en función de la cuota mínima que el cliente puede establecer para los pagos aplazados.
  • Cada tres meses, la entidad emisora debe informar al usuario:  
    • del importe del crédito que se ha utilizado,
    • del tipo de interés que se está pagando,
    • de la fecha estimada en la que se terminarían de pagar las cuotas si se dejara de utilizar la tarjeta desde ese momento.
  • Además, en los casos en los que no se cumpla el criterio de amortizar una cuantía mínima anual del 25% del crédito, se deberá añadir más información: simulaciones sobre el ahorro que podría suponer aumentar el importe de la cuota un 20%, 50% o 100%, con las fechas en las que terminaría de pagar el crédito en esos casos, así como cuál sería la cuota mensual que le permitiría liquidar la deuda pendiente en el plazo de un año.

Una mejora insuficiente

Estas nuevas normas de transparencia pueden evitar que, por falta de información, algunos consumidores alcancen, de manera inconsciente, unos elevados niveles de deuda que no puedan afrontar, lo que es sin duda una mejoría... pero, para OCU, estas medidas están lejos de resolver el problema. En último término, estas políticas de transparencia quedan en manos de las entidades, que tienen en el pago aplazado un negocio boyante, por lo que mucho nos tememos que se limiten a un mero cumplimiento formal, entregando la información exigida, pero continuando con sus políticas de fomento de estos productos.

Las entidades fomentan el pago aplazado

De hecho, es habitual que sigan "metiendo por los ojos" las tarjetas de pago aplazado:

  • Ofreciendo tarjetas que solo tienen la opción de pago aplazado, de manera que todas las compras que se paguen con ellas se aplazarán con sus correspondientes intereses. 
  • Incentivando el uso de estas tarjetas de pago aplazado, por ejemplo, con la devolución de un porcentaje de las compras pagadas con ella si se aplazan los pagos, o no cobrando comisiones de emisión ni de renovación anual en las tarjetas si se aplazan los pagos.
  • Bombardeando a los clientes con mensajes para que aplacen sus pagos cuando hacen compras de elevados importes o en épocas de más gasto. 

Es un gran negocio para los emisores de tarjetas, y un negocio nefasto para los usuarios que caen en la trampa. Desde OCU, animamos a los consumidores a mantenerse alerta y desconfiar de ese crédito fácil... que pueden acabar pagando muy caro.

#StopUsura: OCU, contra los intereses abusivos