Noticia

La nómina de enero merece un repaso

05 febrero 2014
Nómina

05 febrero 2014

Llega la nómina de enero y lo suyo es comprobar si se ha hecho bien la revisión salarial. Este año, además, hay algunas novedades que pueden menguar su importe un poco (o no tan poco, depende de cuánto cobres en especie).

¿Te han entregado ya la nómina de enero? No des por hecho que es correcta. La nómina puede tener errores inocentes o malintencionados, y cuanto antes te des cuenta, más fácil será corregirlos. Además, si cobras una parte de tu remuneración en especie, este año por vez primera tendrás que cotizar sobre lo recibido.

No sabemos si en 2014 te han congelado, bajado o subido el salario. Pero sea cual sea la modificación que esperabas, debe responder a lo prometido.

  • Si esperabas una subida, hay varias razones que pueden explicar un desfase entre lo que pensabas recibir y lo que has recibido. De todos modos, aunque hayas recibido la cantidad esperada o incluso más, es conveniente que no te fijes solo en el importe final de la nómina, sino que estudies los distintos conceptos y las variaciones con respecto a la nómina de diciembre de 2013. Aunque suene raro, puede que tu salario bruto anual sea más pequeño y que pese a todo recibas más en mano: dado que el porcentaje de retención del IRPF mengua con el salario, basta con que mengüe lo suficiente como para producir ese “efecto óptico”.
  • Es posible que te hayan congelado el salario incluso aplicando la subida prevista por tu convenio, que puede ser, por ejemplo, la que determine el IPC. ¿Cómo se consigue subir y que no se note? Muy sencillo: subiendo un concepto de la nómina, por ejemplo, el salario base, y menguando en la misma proporción un concepto susceptible de “compensación” o eliminando dicha cifra de un concepto “absorbible”. El mecanismo de absorción y compensación en perfectamente legal y en la práctica sirve para dejar el salario como estaba.
  • Si lo que han hecho ha sido reducir el salario (porque tu empresa atraviesa dificultades que le permiten descolgarse del convenio, porque así se ha pactado con la plantilla o con los representantes de los trabajadores, etc.), verifica que se ha aplicado el porcentaje de reducción sobre los conceptos pactados, que pueden ser, por ejemplo, todos los que están al margen del salario base.

Imprimir Enviar por email