Noticia

Declarar por un fallecido en tiempos del coronavirus

13 mayo 2020
Hay que presentar la declaración de los fallecidos

¿Has perdido a un familiar en 2019 o lo has perdido en 2020 antes de que pudiera presentar su declaración de la renta? Pues tendrás que ocuparte de ella si estás entre los herederos. No hacerlo puede acarrear una sanción de Hacienda. Y hacerlo puede resultar muy difícil debido a todas las perturbaciones que está causando el coronavirus. 

La obligación de declarar también se hereda

Cuando una persona muere, sus herederos deben presentar la declaración de la renta de la que ella no pudo ocuparse:

  • Si el año pasado perdiste un familiar, ahora tendrás que presentar su declaración de la renta por los meses del ejercicio 2019 en que vivió.
  • Si lo has perdido en 2020 y el fallecido no había llegado a presentar su declaración del ejercicio 2019, este año tendrás que presentar la declaración de dicho ejercicio completo y además, el año que viene, la de los meses de 2020 previos al fallecimiento.

Si no se presentan esas declaraciones en plazo, Hacienda puede dirigirse a los herederos y pedirles que lo hagan, con sanción y pago de intereses por en medio. El problema es que no va a ser fácil reunir los datos necesarios para declarar tal y como están las cosas, debido al impacto de la crisis sanitaria del coronavirus.

El coronavirus lo complica todo

La crisis del coronavirus ha complicado mucho las posibilidades que tienen los herederos de cumplir con sus obligaciones fiscales respecto a la declaración del ejercicio 2019.

Si quieres acceder al perfil del contribuyente fallecido en Renta Web para revisar su borrador y confirmarlo o para hacer la declaración de nuevas, tus posibilidades están muy recortadas. Lo mismo ocurre si quieres pedir cita previa para que te hagan la declaración por teléfono gracias al Plan Le Llamamos:

  • Si estás  pensando en usar el certificado electrónico o la Cl@ve PIN de la persona fallecida, olvídalo porque la AEAT advierte de que ambos sistemas de identificación quedan inhabilitados con el fallecimiento.
  • Si tratas de obtener el número de referencia, tendrás que introducir el DNI del fallecido y el resultado de la casilla 505 de su declaración de la Renta 2018. Pero si no tienes a mano esa declaración, te será muy difícil conocer el dato de la casilla 505. En circunstancias normales, te lo podrían decir en una oficina de Hacienda a la que fueras con cita previa, pero por ahora están cerradas.
  • Por último, suponiendo que el fallecido no hubiera presentado declaración de la Renta 2018, podrías conseguir el número de referencia introduciendo el IBAN de una cuenta bancaria de titularidad del fallecido.

Por otro lado, para hacer bien la declaración, confirmar el borrador o corregirlo, es preciso consultar papeles que quizás estén en el domicilio del fallecido, al que puede ser difícil o imposible desplazarse durante el estado de alarma, especialmente si vivía en otra localidad distinta a la de los herederos. Por ejemplo, documentación que determine los valores de compra y venta de algún bien vendido en 2019 (inmuebles, acciones…), facturas de gastos ocasionados por inmuebles puestos en alquiler, etc.

Si tienes lo necesario, sigue estos pasos

Si dispones de todos los datos para presentar la declaración de tu familiar fallecido, consulta nuestra información ampliada sobre cómo proceder, de la que te avanzamos los pasos resumidos:

  1. Comprobar la obligación de declarar y el derecho a una posible devolución.
  2. No cerrar la cuenta del fallecido que sirva para los tratos con Hacienda.
  3. Hacer la declaración correctamente y ajustando el impuesto al máximo, para lo que puede servirse de nuestra Guía Fiscal OCU en su versión general o foral.
  4. Aportar los papeles precisos para obtener la devolución, si es que la declaración resulta a devolver.

Hacienda debe facilitar los trámites a los herederos

Dadas las actuales dificultades para reunir los datos y poder hacer la declaración de una persona fallecida, solicitamos a la Agencia Tributaria:

  • Que pida solo el DNI y el número de cuenta del fallecido, que son datos más accesibles a los herederos que la casilla 505.
  • Que amplíe el plazo de presentación de la declaración del IRPF, que actualmente termina el 30 de junio (el 25 de junio en caso de domiciliación bancaria).