Informe

Viajes colaborativos: otra manera de viajar

12 febrero 2016
Piernas

12 febrero 2016

Una nueva tendencia está cambiando la manera de hacer turismo. No más hoteles masificados ni packs 2x1. Es momento de hospedarse en casas de verdad, en ocasiones incluso intercambiando nuestro hogar por otro o simplemente pagando un alquiler a otro particular.

Dormir gratis en una cama o sofá

Couchsurfing es una red social que conecta a los viajeros con anfitriones dispuestos a ceder una cama o un sofá en su casa gratuitamente y durante cortos periodos de tiempo.

El proceso es sencillo: hay que hacer una búsqueda de "hosts" (anfitriones) por ciudad y contactar con los más interesantes a través del "couchsurfing request". Cuando se reciben las respuestas, se elige un anfitrión y se contacta con él para concertar los detalles de llegada.

La web de Couchsurfing ofrece la posibilidad de verificar la identidad del anfitrión (una postal enviada a su domicilio con un código para certificar que vive donde dice) y recomendaciones de otros usuarios para añadir confianza antes de aceptar a una persona en casa.

Incluso hay un sistema de reconocimientos a través de “vouchers” que solo pueden dar los viajeros que hayan sido a su vez reconocidos por experiencias positivas en más de 3 ocasiones.

Uno de sus valores diferenciadores es el de los grupos. El viajero se puede apuntar a grupos de su afinidad, como “familias”, “vegetarianos”, montañeros, etc. con la ventaja de poder alojarse en casa de alguien con sus mismos intereses, o incluso quedar con gente de ese grupo de couchsurfing para actividades de ocio sin necesidad de compartir alojamiento.

Cada anfitrión (host), puede poner sus condiciones: si quiere que el huésped traiga sus propias toallas, o saco de dormir, si la comida es compartida o no, etc. La flexibilidad es la norma.

Hay otras webs similares a Couchsurfing, como beWelcome, que se autodefine como una red de intercambio cultural o The Hospitality Club, cuyo objetivo es poner en contacto a viajeros, ya sea a través de un sitio dónde dormir o para una simple visita guiada por la ciudad.

En este tipo de webs, mucha de la información está en inglés, idioma imprescindible para intercambios internacionales.

Una interesante variante del couchsurfing son las estancias en granjas, normalmente ecológicas, donde el viajero recibe alojamiento a cambio de trabajo. Este es el caso de la red internacional WWOF o  HELPX.


Imprimir Enviar por email