Noticia

Los bancos de tiempo: cuando la riqueza no depende del dinero

11 enero 2016
hablando

11 enero 2016

Los únicos bancos a los que no les importa el dinero juntan a personas que dedican su valioso tiempo como moneda de cambio. Cada uno pide lo que necesita y a cambio ofrece lo que sabe hacer. Intercambios sin tipo de interés y con mucha confianza.

¿Cómo funcionan?

Al apuntarse hay que indicar las habilidades que se van a ofrecer. Las opciones son ilimitadas: clases de idiomas o de cocina, tareas del hogar, acompañar a personas mayores, hacer de canguro... Todo depende de lo que sepas hacer.

Cualquiera puede apuntarse y los bancos más interesantes son los que reúnen a gente dispar, donde a unos les sobra lo que a otros les falta. 

Cada persona tiene una cuenta con un saldo de horas que crece cuando ofrece servicios y mengua cuando los recibe. Por ejemplo: dar un masaje de 1 hora puede cambiarse después por recibir una clase de inglés de 1 hora.

Para quien no pueda ganar horas de ninguna manera (enfermos crónicos) existe un fondo solidario donde se destinan las "horas sobrantes".

Por ejemplo: si alguien imparte un curso a un grupo de 20 vecinos, solo se le paga 1 hora y las 19 sobrantes van al fondo solidario. El "sueldo" de quien gestiona el banco de tiempo también se paga en horas extraídas de este fondo.

¿Dónde encontrarlos?

En España los bancos de tiempo fueron introducidos en 1998 por la Asociación Salud y Familia. En Galicia existe incluso una ley que regula su funcionamiento.

Actualmente hay más de 300 en nuestro país y puedes localizarlos con este mapa.

 

Fuente: ADBdT

Tipos de bancos de tiempo 

De más a menos según su "autenticidad":

1. Comunitarios:  promovidos por asociaciones de vecinos, particulares o asambleas como las surgidas a raíz del 15M.

2. Municipales: muchos ayuntamientos los organizan desde sus concejalías de mayores, de jóvenes o de participación ciudadana.

3. Online: se pierde la proximidad pero siguen siendo una herramienta de intercambio de conocimientos.


Imprimir Enviar por email