Informe

Los consumidores que cambiarán el mundo

En OCU hemos encuestado a 340 consumidores españoles para quienes la ética y la sostenibilidad son fundamentales a la hora de tomar decisiones en su día a día. Si bien los resultados no son extrapolables al conjunto de la sociedad española, hemos podido hacernos una idea de cómo es un consumidor comprometido.

15 marzo 2019

Consumidores comprometidos en España: ¿cómo son?

A partir de nuestra encuesta, hemos podido ver que los consumidores con un perfil más comprometido son personas cívicas, curiosas, que dan importancia a lo colectivo por delante de lo individual, que tienden a buscar la colaboración con los demás y que piensan detenidamente en las consecuencias que tendrán sus acciones. No importa su perfil sociodemográfico, la sostenibilidad y la ética están presentes en sus decisiones habituales.   

Hablando con ellos descubrimos que su compromiso va mucho más allá de comprar productos éticos, sostenibles y ecológicos, también es una cuestión de cambiar el chip. Adoptar un estilo de vida y unos hábitos de consumo más acorde a sus ideas resulta imprescindible si uno quiere aportar su granito de arena a la hora de mejorar el mundo.

Aun así, los consumidores comprometidos reconocen que no les resulta fácil ser coherentes al 100 %. En ocasiones, el desconocimiento de algunas cosas debido a falta de información o cuando entran en conflicto ideas e intereses les hacen plantearse ciertos dilemas a la hora de elegir de forma ética y ecológica.

consumidores-comprometidos-rasgos

¿Por qué dan el paso?

En nuestra encuesta preguntamos a los consumidores comprometidos sobre cuáles son las razones que les motivan a escapar del consumismo agresivo y apostar por las nuevas economías al servicio de las personas y el planeta. Entre sus principales estimulaciones están:

  • Educación recibida en casa o en el centro de estudios.
  • Estar en contacto con la naturaleza y darse cuenta de los problemas medioambientales.
  • Experiencias vitales como, por ejemplo, vivir en otros países y conocer otras maneras de hacer las cosas.
  • Documentales que les descubren realidades que desconocían

  • Iniciativas de las administraciones públicas que tratan de incentivar conductas correctas entre los ciudadanos y las empresas.
  • Intercambio de información y de experiencias con otras personas.
  • Denuncia social de las políticas empresariales que les parecen poco éticas.

Mucho potencial, pero las barreras…

A pesar de la intención de muchos consumidores por reducir su huella ambiental y adoptar comportamientos más sostenibles y éticos, no es difícil escucharlos quejarse de lo difícil que les resulta cumplir con su compromiso debido a los obstáculos que se encuentran a la hora de hacer sus compras.  

Entre las barreras más habituales están:

consumidores-comprometidos-barreras

Falta de información fiable

El 60 % de los consumidores encuestados dijeron que no encuentran suficiente información sobre los productos cuando van a las tiendas y que casi siempre les toca leer el etiquetado para averiguar el origen de lo que tienen entre manos (y no siempre salen de dudas). También echan en falta algún tipo de distintivo que asegure que lo que van a comprar es un producto de temporada y local.    

Para ellos, la transparencia a la hora de comprar es fundamental. Consideran que cuando sabes de dónde vienen las cosas y cómo se han producido, te sientes mejor contigo mismo y que escoges con más tranquilidad.

Precio

La falta de alternativas asequibles es algo que echa para atrás a muchos consumidores comprometidos, ya que los productos y servicios sostenibles suelen ser más caros y no todos los bolsillos se lo pueden permitir. O, al menos, esta es la opinión del 58 % de los encuestados.

Si bien estas personas reconocen que la calidad, la sostenibilidad y los salarios dignos hay que costearlos, solo el 10 % pagaría más por un producto sostenible y ético, sin poner condiciones. La mayoría (60 %) asumiría esta “prima ética”, pero reconocen que su decisión estaría condicionada al tipo de producto o a que solo costara un poco más. Estos productos también serían una preferencia para el 27 % de los encuestados, aunque solo si tuvieran el mismo precio que aquellos que no son artesanos o ecológicos.

Problemas para encontrar comercios sostenibles

Otra barrera con la que se topan los consumidores comprometidos es que cada vez les cuesta más encontrar tiendas de barrio y que, las que aún sobreviven, tienen poca oferta. Es por esto por lo que, muy a su pesar, acaban comprando online o en grandes superficies.

La cercanía, la falta de tiempo y la comodidad son tres aspectos que tienen mucho peso para el 54 % de las personas que respondieron a nuestra encuesta, independientemente de su compromiso sostenible y ético.

Desconfianza en las políticas sociales de las empresas

Al 52 % de los encuestados les cuesta reconocer qué empresas tienen un compromiso real con el medioambiente y las causas sociales. Invertir su dinero y que este vaya a parar a la compra de armamento, a especular con alimentos en países en vías de desarrollo o revender sus residuos en vez de reciclarlos, por poner unos ejemplos, están entre sus principales preocupaciones.

Todo esto sin perder de vista los lobbies que velan por sus propios intereses y que son capaces de todo con tal de dificultar los progresos en sostenibilidad, por no hablar de las algunas legislaciones que actúan más como freno que como impulso.   

Otras dificultades

Además de las que ya hemos comentado, el 7 % de los encuestados confesaron encontrarse con otras dificultades en su día a día a la hora de practicar un consumo ético y ecológico como, por ejemplo:

  • Marketing poco atractivo e inefectivo.
  • Apropiación por parte de las multinacionales del concepto de eco-consumidor.
  • Escepticismo, es decir, dudas de que sus decisiones sostenibles y éticas sean realmente eficaces.   
  • Desánimo que les provoca ver algunos problemas ambientales y sociales como causas perdidas.
 

Si te interesa este tema y quieres disponer del informe extenso de OCU y NESI, mándanos un mail a cc@ocu.org o descárgate su resumen visual en el siguiente enlace: 

Descarga aquí el informe "Otro consumo para un futuro mejor"