Noticia

El viaje colaborativo: intercambio de casas

01 septiembre 2017
Intercambio de casas

01 septiembre 2017

Esta tendencia se encamina en la dirección opuesta a la del turismo de masas. Viajar de otra manera, conociendo el lugar de destino como si fueras un vecino más, durmiendo en la casa de un anfitrión y beneficiándote de sus consejos.

El intercambio de casas es toda una filosofía que confía en la relación de viajero a viajero como manera de conseguir una experiencia más auténtica.

Los que viajan no son los únicos que disfrutan de un turismo diferente: el dinero que generan estos viajes se distribuye mejor entre la comunidad (en un hotel el consumo está más concentrado).

Cómo funciona

Tras registrarse en una web especializada, llega el momento de dar información sobre uno mismo y revisar a fondo las valoraciones que otros viajeros han hecho sobre los anfitriones. Una vez que vivamos la experiencia, nosotros también podremos valorar para así aportar conocimiento a la red. 

Existen 3 modalidades de esta tendencia:

  • 1) Dormir gratis en casa de alguien que ofrece una cama o un sofá desinteresadamente: es el caso de Couchsurfing.
  • 2) Intercambio gratuito de casas entre viajeros: tú disfrutas de la casa del otro y el otro disfruta de tu casa, tal y como ocurre en Intervac, IntercambioCasasHomeforHome o Knok.
  • 3) Alquiler a un particular por un corto periodo de tiempo: la plataforma de referencia es Airbnb.   

Ventajas e inconvenientes

Lo bueno:

  • Se ahorra dinero.
  • Se puede disfrutar de toda una casa, en lugar de limitarse a una habitación de hotel.
  • Se crean relaciones personales que aumentan el vínculo con el lugar.

Y lo malo:

  • La seguridad: aunque hay valoraciones escritas por otros viajeros, nunca sabrás de antemano si la experiencia va a ser satisfactoria.
  • Reclamar: las relaciones entre particulares no son tan estandarizadas como cuando viajamos a un hotel, y tampoco las reclamaciones y el resto de derechos de consumo (desistimiento, cancelación, etc), que dependen de lo acordado entre las partes.

El enfado del sector turístico

Para las empresas del sector turístico esta tendencia supone una amenaza y están presionando para ponerle coto, ya que consideran que el intercambio de casas les hace competencia desleal.

Las quejas del sector turístico se limitan a las ocasiones en las que hay dinero de por medio: cuando un particular alquila a otro su casa. La ley es poco precisa y son las comunidades autónomas las que acaban dictando normas específicas. En muchos casos se trata de barreras injustificadas al uso legítimo que cada uno hace de su propia casa, pero en acciones se diseñan para hacer frente a problemas sociales como la masificación turística o la gentrificación.

El mejor consejo para quien quiera poner su casa en una web de intercambios es que llame a su ayuntamiento (marcando el 010) para preguntar. En algunos casos tendrá que someterse a los mismos trámites que un profesional (inscribirse en un registro, pasar una inspección, disponer de hojas de reclamaciones...).  

¿Quieres saber más? Consulta nuestro informe sobre las principales webs especializadas:

Intercambio de casas


Imprimir Enviar por email