Informe

Niños seguros en el agua

18 julio 2019
playa

18 julio 2019

Los ahogamientos de niños vuelven a ser noticia. Bastantes accidentes podrían haberse evitado si el niño supiera nadar y hubiese estado vigilado por un adulto. El mensaje es claro: apunta a tus hijos a natación. Y no confíes en los juguetes acuáticos, por que no son elementos de seguridad.

Ayudas a la flotación, sí...

Los manguitos, los chalecos o las burbujas están diseñados para servir de ayuda al niño mientras esté aprendiendo a nadar y pueden usarse en zonas profundas.

Sea como sea, recuerda que el niño debe estar siempre vigilado. Recuerda que estos artículos no son salvavidas, solo ayudas a la flotación

  • Los manguitos son sencillos de utilizar pero deben estar bien colocados, mejor cerca del hombro, para evitar que se salgan de forma accidental.
  • Los chalecos deben coincidir con la talla del niño.
  • Las burbujas son una buena alternativa, pero sólo para niños de más de dos años. Si usas burbuja, ajústala a la parte alta del cuerpo lejos de la cintura para evitar que el niño pueda darse la vuelta y quedar boca abajo en el agua.
  • Otras ayudas, como las bandas pectorales o el swintrainer, pueden ser eficaces, pero siempres que se coloquen bien: es imprescindible contar con unas buenas instrucciones.

Hay que tener en cuenta que los chalecos ofrecen mejor ajuste y flotabilidad, además dejan los brazos libres. El chaleco es el que más protección proporciona, por lo que es lo mejor cuando no sabe nadar; mientras que las burbujas son más útiles cuando ya se tiene práctica en la posición de natación, pero que no vayan en la cintura. Los manguitos, muy populares en su momento por su sencillez, han perdido interés, porque dificultan el aprendizaje de los movimientos y por el riesgo de que se pinchen o se salgan si no están bien ajustados.

Piensa en su seguridad

Deben tener:

  • Una doble cámara de aire (si son hinchables).
  • Una válvula anti-retorno (para que, aún abierta, retenga el 75% del aire pasados dos minutos).
  • Hebillas con doble cierre.
  • Los fallos suelen estar en la resistencia de las hebillas, así como en los materiales usados , compuestos a veces potencialmente peligrosos.