Consejos

Quemaduras y eritemas solares: cómo actuar

14 junio 2017
Quemaduras sol

14 junio 2017

Verano rima con sol, mar y aire libre… pero también con algunas pequeñas molestias que se derivan de esas actividades. Las quemaduras y el eritema solar están a la orden del día. Si lo sufres, mira qué debes hacer para que no te fastidien las vacaciones.

Si te pones al sol sin la protección adecuada lo más habitual es que te quemes. La piel se inflama, enrojece, quema y está tirante. 

De entrada, lo mejor es prevenir, y utilizar una buena crema solar a adaptada a tu fototipo, a tu tipo de piel.   

Cremas solares SPF 30

Cremas solares SPF 50

¿Cuál es tu fototipo?

Pero si no basta la crema, por ejemplo porque la exposición ha sido excesiva o porque no has repetido la aplicación con frecuencia, puedes sufrir quemaduras solares en tu piel, que pueden ser de distinta gravedad. 

Además de la quemadura temporal, la  radiación solar en exceso, tanto de los rayos UVB (los responsables del eritema) como los de los rayos UVA, es uno de los factores que provocan cáncer de piel.

Moraleja, es muy importante que evites quemarte. Pero si ya te has quemado, ¿qué hacer? 

Del eritema a la quemadura

El primer nivel de daño es el eritema solar, la piel, enrojecida, se inflama y puede doler. Si es leve la quemadura, una crema hidratante te proporcionará alivio. También valen los after-sun. Si la quemadura es más profunda, con la piel muy roja, dolor y escozor fuerte e incluso con ampollas, la cosa es más seria. 

A menudo, el organismo reacciona a ese exceso no solo con la quemadura, sino con dolor de cabeza, malestar… incluso fiebre.

Lo que debes hacer (y lo que no)

  • No te expongas más al sol, y olvídate de él por unos cuantos días. Cuando la situación se normalice, cuidado con el sol: exposiciones limitadas y graduales, con filtro de protección solar elevado
  • Coloca compresas de agua fresca o tibia sobre la superficie quemada.
  • Si la zona quemada es amplia, date una ducha y dejar correr el agua fresca unos minutos sobre tu piel.
  • Bebe agua abundante a pequeños sorbos para evitar la deshidratación.
  • Recurre a la crema hidratante para paliar la molestia del eritema o quemadura.
  • Si duele mucho, o en caso de fiebre, recurre a un analgésico, como paracetamol o ibuprofeno.
  • No te pongas pomadas antihistamínicas.
  • Nada de remedios caseros: aplicar patata, tomate, leche, vinagre o aceite de oliva puede ser contraproducente.
  • Cuidado con los perfumes o jabones en la zona de piel dañada. Ojo con las posibles reacciones alérgicas o de sensibilización.
  • Si no mejora la situación, persiste el dolor y el malestar o si hay fiebre, náuseas, vómitos, estado de confusión… acude al médico y sigue sus indicaciones.

Imprimir Enviar por email