Informe

Consumo entre particulares: el poder de la colaboración

20 abril 2016
consumo colaborativo

Según una encuesta realizada por OCU en 2015, el 74 % de las personas preguntadas ha participado alguna vez en su vida en algún tipo de iniciativa de consumo entre particulares. Compartir el coche, comprar o vender por internet algún producto de segunda mano... ¿Tú ya lo has probado?

Pocos problemas, soluciones inciertas

Según nuestra encuesta, el consumo colaborativo no es una actividad especialmente problemática. Sin embargo, es inevitable que haya pequeños conflictos en algunos casos. Entre los problemas más recurrentes encontramos personas que se quejan de la impuntualidad o de la poca afinidad con los pasajeros, en el caso de los que comparten coche, o aquellos que se topan con inquilinos desconsiderados, tras poner una habitación de la propia vivienda en alquiler (o la vivienda entera).

Otros problemas que supusieron un inconveniente económico fueron compraventas de segunda mano que nunca llegaron a su destino, a pesar de haber pagado por el producto, o préstamos fallidos en plataformas de crowdfunding o micromecenazgo.

Cuando ha surgido algún problema, casi todos los encuestados han reconocido no haber hecho absolutamente nada. El resto ha expresado de forma privada su descontento y pocos han intentado encontrar una solución o alcanzar un acuerdo con la otra parte. Las quejas formales a las apps o plataformas webs son muy minoritarias.