Actualizado el: 12/04/2019

¿Cuál es la mejor caldera y la más recomendable para nuestras demandas y necesidades?

Las calderas de gas quizás son el elemento más usado por familias y negocios en España para la generación de calefacción y producción de agua caliente sanitaria. Los hogares españoles usan este sistema para calentar su casa así como para disponer de agua caliente y es que es las calderas de gas proporcionan calefacción y agua caliente de forma muy rápida por lo que recomendamos este sistema. Y alguna de las razones por lo que recomendamos este sistema es por la facilidad que hay de suministro de gas natural en las viviendas.

Al momento de elegir una caldera, además del precio que puede ser un factor principal a la hora de decidirnos por una marca o un modelo u otro, hay que tener en cuenta algunos aspectos como el rendimiento energético, emisiones contaminantes y la seguridad, el consumo del gas y en base a ellos, elegir la caldera más adecuada a nuestras necesidades. La caldera ideal pasa a ser aquella que obtenga un alto rendimiento energético y por lo tanto con un bajo consumo de gas y buen comportamiento medioambiental, es decir, que pese a usar un combustible que se quema, calienta y ya como es el gas natural, utilice la tecnología adecuada para sacar el mayor rendimiento y al mismo tiempo reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera respecto a otros sistemas convencionales.

El mercado de las calderas ha ido evolucionando y es un sistema bastante seguro siempre y cuando que se pasen todas las inspecciones periódicas obligatorias para poder garantizar la mayor seguridad de los que habitan el lugar y de la instalación de gas y que el circuito de toma de aire y emisión de gases quemados sea estanco, es decir sin posible contacto con los espacios habitados. En la actualidad sólo se permite la instalación de calderas estancas de clase 5, por considerarse más seguras que las calderas atmosféricas por la forma en que se evacúan los gases de la combustión. Pero este tipo de calderas de gas atmosféricas, que se instalaron durante décadas que son también más contaminantes y menos eficientes desde el punto de vista energético y que consumen mucho más y afectan nuestro presupuesto.

¿Qué potencia es la que necesito para mi hogar o local?

Es muy importante elegir una caldera acorde con una potencia adecuada al tamaño y características de la vivienda, ya que pensar que a más potencia mayor confort es una idea equivocada que repercute en un mayor consumo de energía y contaminación.  Esto suele pasar más que todo en lugares donde no se cuenta con un termostato ya que la caldera trabajaría hasta cumplir con la temperatura indicada en el termostato pero al mismo tiempo no utilizaríamos toda la potencia de la caldera en el caso que la caldera fuese de una potencia muy superior a las necesidades. También es importante tener en cuenta las necesidades de agua caliente sanitaria (ACS)  de la vivienda, lo que nos lleva a la elección del tipo de sistema que tendrá la caldera de gas

Sistemas de acumulación de ACS

Los sistemas de acumulación permiten acumular el agua caliente para disponer de la misma cuando se necesite. La potencia necesaria varía en función de la cantidad de volumen del acumulador, pero no es necesaria una gran potencia y además, dentro de sus ventajas está la posibilidad de integrar energías renovables complementarias, como captadores solares térmicos para calentar el agua caliente.

Sistemas de producción instantánea o sistemas de micro acumulación de agua instantánea

Los sistemas de producción instantánea requieren mayor potencia de la caldera, a mayor potencia de la caldera, mayor cantidad de agua caliente instantánea producida. Es decir, se puede hacer un uso del agua caliente en el hogar de forma simultánea, sin tener que esperar a que el sistema vuelva a cargar el agua, es un sistema que permite generar mayor cantidad de agua, de litros por minuto, por lo que requiere de una mayor potencia. Pero también hay calderas que se puede activar y desactivar el modo de sistema de agua caliente instantánea.

Que sea eficiente

Desde septiembre, las directivas europeas de eco-diseño y etiquetado energético han apostado por la comercialización y uso de los aparatos más eficientes y menores emisiones de NOx que afecta a las calderas.

Las calderas de gas tienen distintas posibilidades de ahorrar energía en función de la tecnología que usen. La tecnología de la condensación es la opción más eficiente ya que su funcionamiento permite reducir la temperatura de los gases de combustión emitidos, por tanto, a la hora de tomar una decisión por un tipo de caldera u otro, es fundamental decidirse por la caldera de gas que mayor rendimiento tenga y esta es la caldera de condensación. De hecho, la opción más eficiente es instalar una caldera de condensación que trabaje a baja temperatura. Y esto, ¿qué quiere decir?, Que conectando la caldera de condensación a un suelo radiante o a unos radiadores sobredimensionados para que puedan trabajar a 50ºC, y si fuera posible incorporar un termostato para conseguiremos un excelente rendimiento energético y un gran confort en nuestra instalación de calefacción. Pero profundicemos un poco más en cómo funciona una caldera de condensación y en qué supone trabajar a alta o baja temperatura.

Calderas de condensación

Las calderas tradicionales (antiguas) trabajan a temperaturas de agua de aproximadamente 80ª C y expulsan los gases de la combustión a alta temperatura, por encima de los 120 grados centígrados, lo que supone un desperdicio energético (en calorías). Las calderas de condensación, en cambio, los que hacen las calderas de condensación es aprovechar el calor de los humos de la combustión recirculando los humos dentro de la caldera así aprovechando el calor de esos humos, por lo que son las calderas más eficientes en cuanto a consumo se habla.

Las calderas de condensación, incluso trabajando a alta temperatura (agua a 80ºC), ofrecen mayor rendimiento energético a comparación de las calderas tradicionales. Trabajando a baja temperatura, por debajo de 50 grados, son capaces de recuperar más energía, por lo que se aumenta el rendimiento, que puede llegar al 109% sobre el PCI del combustible.

Por su alto rendimiento energético y su baja contaminación medioambiental consideramos que las calderas de condensación son las más limpias y eficientes, un generador de calefacción versátil y eficaz para cubrir las necesidades de calefacción y agua caliente en el hogar, así que si tenías alguna duda en cuál es la mejor caldera de gas, esperamos haberlas resuelto.

Únete

¿Te ha parecido útil esta información? ¿Te ha servido de ayuda?

Únete a nuestra comunidad: sólo debes registrarte. No te costará nada, tardarás un minuto y podrás:

  • Preguntar y pedir consejos
  • Leer las aportaciones de los miembros de la comunidad
  • Participar con tu experiencia
  • Recibir las respuestas de expertos en energías renovables

Regístrate en OCU para participar en la comunidad.

ENTRA o  Regístrate

Comentarios

User name
Pablo Fernandez
12/04/2019

Una caldera de condensación aparte de mejor rendimiento, baja contaminación y poder trabajar a temperatura más baja de forma eficiente. Al final sale también económicamente mejor teniendo en cuenta el coste de adquisición de la misma?

Este proyecto ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea en virtud de acuerdo de subvención nº 749402. El contenido de esta publicación no representa necesariamente la opinión de la Unión Europea. Ni el EASME ni la Comisión Europea son responsables del uso que pueda hacerse de las informaciones aquí publicadas.