Consejos

Alquilar un coche

01 julio 2011
Alquilar coche

01 julio 2011

Si va a alquilar un vehículo, revise a fondo tanto el estado en el que le entregan el coche como la información que recoge el contrato de alquiler. Comprobar detalles como el precio final, la cobertura del seguro o el lugar de la devolución del coche, antes de retirar el vehículo, puede ahorrarle muchas sorpresas.

Revise el coche y el contrato antes de retirar el vehículo

A la hora de alquilar un vehículo debemos asegurarnos de que en el contrato figura al menos la información básica del vehículo, la cobertura del seguro, incluso si existen exclusiones y franquicia en caso de siniestro. El contrato también debe recoger detalles concretos del alquiler, número e identificación de los conductores, plazo del mismo, precio, fianza y forma de pago, número de contrato de arrendamiento y órgano que lo otorgó.

Del mismo modo, en el contrato deben estar recogidos otros detalles relativos a la retirada y devolución del coche, como las condiciones en las que se entrega y se devuelve, si existen desperfectos, o el lugar exacto de devolución del vehículo. No olvide que cualquier otro detalle que se pacte de forma libre entre las partes debe quedar anotado en el contrato.

Antes de abandonar la oficina de alquiler, revise bien el coche para verificar el estado en el que se lo entregan (carrocería, luces, ruedas, tapicería) e informar de cualquier anomalía que presente el vehículo antes de retirarlo.

A la hora de pagar, prepare la tarjeta de crédito

En el momento de formalizar el contrato, le pedirán la tarjeta de crédito (y no de débito). No le cobrarán el servicio hasta que devuelva el coche, pero la tarjeta de crédito servirá para firmar la autorización del cargo del alquiler y asegurar la fianza. Ésta no se carga si no existen daños en el vehículo cuando se entrega y si el depósito de gasolina está lleno, si así se indica en el contrato.

No firme nunca en blanco ni deje su tarjeta de crédito en la oficina de alquiler. En el contrato debe aparecer claramente el importe del alquiler, y si no es así, reclame. Y no está de más comprobar que le cobran únicamente lo que corresponde.

En general, el precio incluye los seguros obligatorio y a terceros, pero algunas compañías ofrecen coberturas mediante el sistema de franquicia, por el que, hasta cierta cantidad, el importe corre a cargo del cliente. Si va a necesitar sillita de niños, que le entreguen el vehículo en el hotel, o incluir a un conductor adicional, tendrá que añadir un extra al precio inicial.

Recuerde que las multas de tráfico y aparcamiento las paga siempre el usuario.

En caso de problemas, mejor acudir a las JATT

Si surge algún problema, intente solucionarlo con el representante de la empresa. Si no es posible, haga constar su queja en las hojas de reclamación. Para importes inferiores a 6.000 euros es preferible acudir a las Juntas Arbitrales de Transporte Terrestre (JATT), siempre que en el contrato no quede excluida esta posibilidad. Para importes superiores, el arbitraje hay que acordarlo.

Si durante su uso, necesita reparar el coche alquilado, siga las instrucciones del contrato y conserve los justificantes de pago y las piezas dañadas que hayan sido sustituidas. En caso de accidente, contacte siempre con la compañía de alquiler de coches, y utilice el servicio de asistencia que tengan concertado.

Conserve siempre toda la documentación relativa al alquiler del vehículo, justificantes de pago y partes de daños, en su caso. Si se contrata por teléfono, solicite confirmación por escrito, y si se hace por Internet, imprima toda la documentación de la reserva y las condiciones del alquiler.

Si contrata el coche dentro de un paquete turístico, la agencia de viajes es la responsable, y en este caso también puede recurrir a las JATT.


Imprimir Enviar por email