Noticia

Acrilamida: más controles y en más alimentos

11 febrero 2020
acrilamidas control europa

La Comisión Europea pide que se controle más la presencia de acrilamida y se amplíe la lista de alimentos bajo vigilancia. La propuesta incluye más de 25 tipos de alimentos diferentes, desde aceitunas en salmuera hasta churros o frutos secos tostados. El objetivo es proteger la salud de los consumidores.

Por qué se vigila la acrilamida

La acrilamida es un compuesto que se produce de forma natural cuando determinados alimentos que contienen almidón, como cereales o granos tostados de café, son sometidos a altas temperaturas (más de 170 °C), con bajo nivel de humedad, en ciertas formas de preparación: horneado, asado, fritura, parrilla o barbacoa.

Según datos de la EFSA (la autoridad europea en materia de seguridad alimentaria), la presencia de acrilamida en los alimentos puede aumentar el riesgo de padecer cáncer, y esto es especialmente preocupante en el caso de los niños, que son el grupo de edad más expuesto, por su menor peso corporal.

Una nueva recomendación europea con más alimentos

La Comisión Europea ha publicado recientemente la Recomendación (UE) 2019/1888 relativa al control de la presencia de acrilamida en determinados alimentos.

  • Por un lado reconoce que no dispone de datos suficientes sobre la presencia de este contaminante en los alimentos señalados en el Reglamento (UE) 2017/2158
  • Por otro, indica que no existe apenas información sobre los niveles de acrilamida en muchos otros alimentos donde también hay riesgo de que esté presente, por eso ha ampliado de lista de productos que deben ser vigilados.

La nueva lista que recoge la Comisión Europea en su última recomendación sobre el control de acrilamida incluye: las aceitunas en salmuera, el pan de pita, las tortillas de maíz o trigo mexicanas, los panes especiales (como el pan de centeno, el pan de cebolla o el pan con aceitunas), los cruasanes, las rosquillas, los churros, las tortitas de arroz o maíz, las barritas energéticas a base de cereales, el muesli, los frutos secos tostados o asados, las frutas secas, los granos de cacao tostados y sus derivados, los sucedáneos del café a base de achicoria o cereales tostados, los caramelos o turrones, los chips vegetales… Son más de 25 tipos de alimentos diferentes.

acrilamida en mueslis

Con esta nueva recomendación, la CE obliga tanto a las empresas alimentarias, como a las autoridades competentes, a controlar la presencia de acrilamida en muchos más productos.

Los resultados obtenidos deberán ser remitidos a la EFSA con el fin de elaborar una única base de datos y, en el futuro, adoptar medidas adicionales para proteger la salud de los consumidores. 

¿Cómo reducir la acrilamida en alimentos?

Ante esto, te preguntarás ¿qué puedes hacer tú para evitar riesgos? Pues bastantes cosas, porque la mitad de la acrilamida que se forma en la comida se genera durante el proceso de cocinado.

Si quieres intentar reducir los niveles de acrilamida en casa, ten en cuenta los consejos de OCU, tanto previos al cocinado como durante ese momento:

Cómo evitar la acrilamida al cocinar

 
Comunidad