Noticia

OCU pide revisar la normativa sobre acrilamida

Junto a otros países pertenecientes a BEUC, hemos analizado el contenido de acrilamida de varios alimentos comercializados en Europa y algunos superan los valores recomendados. Hemos remitido los resultados de nuestro estudio a las autoridades y les pedimos que tomen cartas en el asunto.

07 marzo 2019
denuncia-acrilamida

OCU, junto a otros países que forman parte de la Organización Europea de los Consumidores (BEUC), hemos realizado de forma conjunta un análisis del contenido de acrilamida en productos alimentarios de diferentes tipos comercializados en Europa: patatas fritas de restaurantes de comida rápida, patatas chips y galletas, entre otros.

En total se analizaron 477 productos, de los cuales 55 están a la venta en España. Pues bien, nuestro test confirmó que 5 de los que se venden en nuestro país superaban los niveles de referencia establecidos por la Comisión Europea y, lo más preocupante, es que 2 son galletas para bebés.

El análisis al detalle

A partir del análisis que hemos realizado, podemos decir que, por norma general, los fabricantes europeos respetan los valores de referencia (350 microgramos/kg para el grupo general de galletas no saladas y 150 microgramos/kg para los alimentos dirigidos a los más pequeños). Sin embargo, hay algunas excepciones:

  • De los 14 cartuchos de patatas fritas de restaurantes de comida rápida analizados por OCU, las de Five Guys Burger superaron el valor de referencia con creces.
  • De las 20 bolsas de patatas clásicas y aperitivos a base de patatas que analizamos, tanto Frit Ravich Chips sin sal añadida como Mercadona Patatas Fritas en aceite de oliva dieron un valor más alto de lo recomendado.
  • De las 11 referencias de galletas analizadas, salió que todas ellas respetaban el valor de referencia que se establece para esta categoría.
  • De las 10 referencias de galletas para lactantes y menores de 3 años, Biocookies Baby de Yammy y Galletita Ecológica de Smileat excedían el valor de referencia.    

¿Qué pedimos?

Si bien la norma de la Comisión Europea incluye algunas medidas que deberían tomar los fabricantes para mitigar la formación de acrilamida (reducir la temperatura de horneado o fritura y vigilar los tiempos, sustituir la harina de trigo de algunos productos de repostería por la de arroz o maíz…), OCU y BEUC hemos remitido los resultados completos de este estudio a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y la Comisión Europea, respectivamente, para pedirles que:

  • Se reduzcan los valores de referencia y se conviertan en límites obligatorios, con el objetivo de que los fabricantes se sientan obligados a respetarlos y las autoridades puedan retirar del mercado los productos que los superen.
  • Se establezcan valores de referencia para aquellos productos alimentarios que actualmente no están recogidos en ninguna categoría del listado actual como, por ejemplo, los chips vegetales.
  • Se haga más investigación sobre nuevas formas de minimizar la formación de acrilamida
  • Se lleven a cabo más campañas informativas para ayudar a los consumidores a reducir el consumo de acrilamida.