Así analizamos

Comparativa de turrones: ¿qué valoramos?


Metodología del estudio

Hemos seleccionado una muestra de tabletas de turrón duro, de Categoría Suprema y Extra, de  tabletas de turrones blandos, de Categoría Suprema y Extra. Entre los productos comparados había 10 muestras acogidas a la IGP Turrón de Alicante, y 17 a la IGP Turrón de Jijona, de ellas, la mitad se vendían con marca blanca. Además, analizamos 17 tabletas de turrón de chocolate crujiente, los favoritos de los consumidores.

Composición y etiquetado

Valoramos el etiquetado de los turrones analizados, para comprobar la información que proporcionan.

Revisamos que la composición se ajusta a los requisitos de su categoría:

  • La Categoría Suprema para los turrones de Alicante, debe contener un mínimo del 60% de almendra, y al menos un 10% de miel (si tienen IGP). Mientras que la Categoría extra debe contener un mínimo del 46% de almendra.
  • Para los turrones de Jijona, la Categoría Suprema, debe contener un mínimo del 64% de almendra, y al menos un 10% de miel (si tienen IGP). Mientras que la Categoría extra debe contener un mínimo del 50% de almendra.

Hemos valorado positivamente el uso tradicional de ingredientes, es decir que se empleen la miel y el azúcar como edulcorantes, mientras que penalizamos el recurrir a sustitutos más económicos, sucedáneos como jarabes de glucosa o azúcares invertidos. 

En el caso de los turrones de chocolate nos fijamos también en la composición: es decepcionante que en muchos casos se sustituya la manteca de cacao, que debería ser la base del producto, por otro tipo de grasas vegetales más baratas y de menor calidad, como el aceite de palma o de karité.

En todos los casos revisamos también la presencia de aditivos. Estos están ausentes en los turrones duros, sin embargo sí aparecen en turrones blandos y en los turrones de chocolate, que recurren a emulsionantes. Además, en los turrones de chocolate se trata de disfrazar la falta de ingredientes típicos de chocolate adicionando aromas.

Degustación de expertos

La prueba determinante de la calidad de los turrones es la degustación. Se trata de una cata a ciegas realizada por un panel de expertos pasteleros, que han valorado positivamente un reparto homogéneo de los ingredientes, un adecuado dulzor, una textura firme, sabor a almendra tostada, y ausencia de sabores amargos, entre otras cosas.

Comparativa de precios 

Los productos analizados son en todos los casos turrones de venta en supermercados. Su precio es muy variable, y la marca es determinante en este aspecto:

En turrones duros, la opción más económica del estudio sería un turrón calidad extra de marca blanca con un precio medio de unos 9 euros/kg. En el extremo opuesto, un turrón de Calidad Suprema de una marca reconocida, con IGP, puede costar casi cinco veces más. De media, un turrón duro de calidad suprema de marca blanca se puede encontrar por un precio medio de 12 euros/kg, mientras que si es de marca propia el precio aumenta y supera con creces los 20 euros/kg. 

En turrones blandos, el producto más económico es un turrón blando de Calidad Suprema de marca blanca con un precio medio de unos 9 euros/kg. El producto más caro corresponde a una conocida marca de turrones de Calidad Suprema, con IGP, con un precio medio de unos 40 euros/kg. Un turrón de Calidad Suprema de marca blanca se puede encontrar por un precio medio de más de 12 euros/kg, aumentando hasta unos 15 euros/kg si es de marca propia.

En turrones de chocolate crujiente que, dentro de los dulces navideños, son de los más económicos, vemos que las marcas blancas son las que tienen los precios más bajos con una media de 6,13 €/kg frente a los 11,87 euros /kg de media en marcas propias (un 93% más) con un máximo de 15,16 €/kg de la marca El Almendro. No obstante, como suele ser habitual el precio no siempre va de la mano de la calidad, y es posible encontrar un producto de “calidad aceptable” a un buen precio.