Noticia

¿Cómo se come en los hospitales españoles?

04 diciembre 2019
comida hospital

Muchos pacientes ingresados en un hospital rechazan la comida que se les sirve, con riesgo de caer en una mala nutrición, que podría afectar a su ya mala salud. Los menús de los centros hospitalarios deberían ser parte del tratamiento. Es preciso que se dote a los centros hospitalarios de medios para vigilar el estado nutricional de los pacientes.

Los menús de los hospitales deben mejorar

Muchos enfermos ingresados en el hospital se encuentran inapetentes, con pocas ganas… y un menú poco apetitoso no contribuye a mejorar las cosas.

La malnutrición de los pacientes, un riesgo real

Un buen menú hospitalario debe ajustarse a las necesidades médicas del paciente, pero también debe ser apetitoso para que este no lo rechace… en cambio, sabemos que hasta un 40% de los alimentos que se sirven en los hospitales vuelve a la cocina sin haberse consumido. Teniendo en cuenta que los menús están ajustados para cubrir las necesidades nutritivas de los pacientes, esto significa que muchos de ellos no comen lo suficiente.

Hay distintos estudios que indican que la desnutrición afecta entre un 20% y un 80% de los pacientes hospitalizados, y cuanto más larga es la estancia, mayor es la probabilidad de padecer desnutrición, algo que afecta a su estado general y puede retrasar la recuperación.

Influyen muchos factores

  • La propia enfermedad. Puede afectar a su metabolismo, al apetito e, incluso, al sentido del gusto, como les ocurre a algunos pacientes oncológicos.
  • La medicación también puede afectar al apetito, incluso al sentido del gusto.
  • El entorno tampoco ayuda: comer a unas horas que no son las habituales, en una bandeja, en la cama…
  • Además, la propia comida no resulta apetecible. Las materias primas son buenas, pero no tanto la preparación y la presentación, poco atractivas para quien ya de entrada tiene poca gana. Como muchos dicen “no me entra por los ojos”

portada hospital

Puntos mejorables en los menús de hospitales

Un buen menú de hospital debe ser nutritivo y apetitoso, respetando las restricciones médicas. La experiencia de pacientes hospitalizados y profesionales nos sirve para detectar aspectos mejorables.

  • Es habitual que en el desayuno se abuse de hidratos de carbono rápidos, con galletas, mermelada y zumo envasado.
  • Habría que aumentar la presencia de cereales integrales, que aportan fibra y minerales, por ejemplo, bastaría cambiar el pan blanco por pan integral.
  • Además, faltan verduras frescas y frutas de temporada, a veces, sustituidas por postres industriales.

Las propuestas de OCU

Para OCU, la malnutrición hospitalaria es un problema relacionado con la atención sanitaria y al que se le debería prestar mayor atención. En este sentido, hacemos unas peticiones concretas para mejorar los menús de hospitales:

  • De entrada, el Sistema Público de Salud debería evaluar el estado nutricional de los enfermos al ingreso y mejorarlo en lo posible como parte del tratamiento hospitalario. A veces carencias nutricionales pasan desapercibidas, enmascaradas por otros síntomas o quedan en un segundo término ante la urgencia de la enfermedad.
  • Sería preciso contar con un mayor número de dietistas y nutricionistas en los centros hospitalarios que puedan comunicarse directamente con los pacientes, conocer sus gustos y ajustar mejor sus dietas
  • A partir de ahí, los menús deberían estar diseñados por expertos para cubrir las necesidades de cada paciente, no dejando lugar a la malnutrición:  un buen menú debe atender a las consideraciones de tipo médico (si es una dieta restricitiva, respetar lo indicado, baja en sal, grasas, azúcar…), pero al mismo tiempo, resultar apetitosa. Si no es así, y el paciente no come, tenemos un problema.
Comunidad

Salud y nutrición

Conversaciones relacionadas