Noticia

Cosas que no sabías sobre el té

08 mayo 2018
Té

08 mayo 2018

Después del agua, la bebida que más se consume en todo el mundo es el té. En España, el más vendido es el té negro, seguido de los tés aromatizados, el té verde y el té rojo. Hoy se bebe mucho té, pero ¿cuál es su origen?

1. Leyendas de su origen

Existen muchas leyendas sobre el origen del té.

  • China. Según cuenta la leyenda china, el té surgió hace unos 5.000 años con el emperador Shen-Nung. El emperador con el fin de hervir agua y descansar, se sentó bajo un árbol. Casualmente, unas hojas de ese árbol cayeron sobre el té de Shen-Nung, quien decidió probar el fortuito té. Al emperador le gustó tanto el resultado, que mandó plantar semillas de ese árbol silvestre. A partir de ahí, comenzó su difusión como planta medicinal.
  • Japón. Esta leyenda atribuye su descubrimiento al príncipe Bodhi-Dharma. El príncipe, después de tres años de peregrinaje, soñó que se le aparecían todas las mujeres con las que había estado. Para no volver a soñar con esto, decidió mantenerse despierto. Por el camino encontró un arbusto del cual mascó unas hojas, y gracias a ellas consiguió mantener los ojos abiertos sin caer en el sueño.
  • India. Al igual que la japonesa, su protagonista es el príncipe Bodhi-Dharma. En este caso, el príncipe, tras cinco años de peregrinaje, se encontraba cansado y enfermo. Siguiendo las directrices de unos sabios, cogió las hojas de un árbol y preparó un té con ellas. Gracias a esto, el príncipe se curó y pudo continuar su viaje. Actualmente, la India es el segundo mayor productor de té del mundo.

2. Sobre la planta…

¿Sabías que el té se elabora con las plantas más jóvenes de un arbusto? Además, la cosecha debe hacerse a mano, ya que cuando se utilizan máquinas recolectoras la calidad del producto es inferior.

El clima es algo fundamental en el desarrollo de esta planta. A pesar de que se adapta a muchas condiciones, prefiere climas tropicales o subtropicales. Un verano cálido y húmedo, y un invierno frío y no muy húmedo es lo ideal. Si buscas la mejor calidad, recurre a plantas cultivadas en zonas altas.

3. Una expansión tardía

El té llegó a Europa en el siglo XVII de manos de los holandeses, convirtiéndose en la bebida de moda del país. Sin embargo, a España llegó un siglo más tarde y con menos éxito. Esto se debió a que el café y el chocolate ya estaban mucho más asentados en nuestro país cuando llegó el té.

China manejó el monopolio del té durante más de 200 años, hasta que su cultivo comenzó a extenderse por países como la India y Sri Lanka. Hoy en día, el té también se produce en países de África, de la antigua Unión Soviética y Argentina.

4. Clasificación de tés

Actualmente existen muchas variedades de té. Estos tés podemos dividirlos por su origen o por su proceso de elaboración. Aquí os dejamos algunos de los tés según su origen y proceso de elaboración.

Por su origen:

  • Darjeeling. El champán de los tés. Es una mezcla de tres tés negros producidos en la India.
  • Té de Ceilán. Tés negros producidos en Sri Lanka. Son los más famosos.
  • Té de Fromosa. Producido en Taiwan, produce sobretodo el té Oolong que apenas se consume en Europa.
  • Assam. Té negro producido en el noreste de la India.

Por su proceso de elaboración:

  • Té verde. Es la variedad menos manipulada dejándose secar al aire y sol. En su procesado, las hojas se someten a un tratamiento de vapor, destruyéndose los enzimas responsables de la oxidación. Conserva la mayor parte de los componentes de la hoja de la que procede, destacando su alto contenido en polifenoles. Su tiempo de infusión es reducido,  apenas 2 minutos.
  • Té Oolong o té azul. Sufre una oxidación parcial, adquiriendo un color y sabor entre medias del té verde y el negro. Esta variedad tiene una cantidad más elevada de taninos que el té verde. El tiempo de infusión recomendado son 3 min.
  • Té negro. Es tipo al que se dedica la mayor parte de la cosecha mundial de té. Color entre marrón oscuro y negro y sabor más fuerte. Sufre una etapa de oxidación completa.
  • Té blanco. Sin fermentar. Su procesado es similar al del té verde, pero se seleccionan los brotes más tiernos. Color pálido y sabor delicado. Al igual que el té verde, tiene un alto contenido en polifenoles y requiere un bajo tiempo de infusión (2 min).
  • Té amarillo. Uno de los menos conocidos. Su procesado es similar al del té verde pero incluye una etapa en la que se le aplica calor húmedo, dando lugar a una ligera oxidación por la que adquiere  su color característico.
  • Té Pu-erh o té rojo. Su nombre proviene de una pequeña ciudad situada en la región de Yunnan en China. Su diferencia fundamental con respecto a los demás tés es debida a una maduración posterior (fermentación por microorganismos)  que puede durar entre 2 y 60 días. Este proceso le proporciona su característico color cobrizo  y reduce su contenido en catequinas y polifenoles. Aroma terroso, casi de humo, que no se puede comparar con ningún otro té.
  • Té soluble. Se hace deshidratando una infusión muy concentrada, generalmente de té negro. Previamente se le extraen los compuestos aromáticos que se le vuelven a  añadir al producto final.

Otros tés:

  • Té moruno. Bebida típica de los países árabes. Mezcla té verde con hierbabuena y azúcar.
  • Earl Grey. Té chino negro aromatizado con aceite de bergamota.
  • English breakfast tea. Té negro que lleva mitad de té de Ceilán y mitad de té de Darjeeling.

5. Es bueno, pero no tanto como dicen

Son muchos los beneficios que se le atribuye a esta bebida de origen chino pero, ¿serán todos verdad?


Imprimir Enviar por email