Noticia

Más información para la carne no vacuna

12 mayo 2015
carne

12 mayo 2015

La carne de cerdo, cordero, cabrito, ave y conejo debe reflejar ya en su etiquetado dónde se ha criado el animal y dónde se ha sacrificado, aunque no dónde ha nacido, como ocurre con el vacuno. Se aportan más datos, aunque algunos de ellos apenas ofrecen más información.

Desde el pasado 1 de abril es obligatorio que figure información sobre el origen de la carne en las diferentes piezas que no sean de vacuno: ternera, vacuno, buey... Es decir, de aplicación en el cerdo, el cordero, el cabrito, aves y conejos.

Se trata de una medida que ya estaba contemplada en la normativa sobre etiquetado que entró en vigor en diciembre del 2014 y que lleva ya más de un mes aplicándose. Convierte en obligatorio reseñar el país en el que se ha criado el animal y dónde se ha sacrificado. Pero no dónde ha nacido, que únicamente es obligatorio en el caso de las carnes de vacuno.

En cuanto al país de crianza, existen tres consideraciones:

  • Cerdos, dónde han vivido más de 4 meses o desde los 30 kilos de peso.
  • Cordero y cabrito, dónde han vivido más de 6 meses.
  • Aves, dónde ha vivido al menos un mes o, en caso de animales que viven menos, donde ha pasado toda su vida.

Cabe la posibilidad, en cualquier caso, de que el animal haya vivido en más de un país y, en ese caso, se plantéan otras posibilidades:

  • Criado en varios países de la UE.
  • Criado en varios países fuera del la UE.
  • Criado en varios países fuera y dentro de la UE.

En OCU no nos gustan estas últimas apreciaciones y esperamos que no se popularicen, puesto que no concretan nada y no aportan información.

La información respecto al país de sacrificio debe ser lo más concreta posible. Cuando el país de crianza y sacrificio coincidan podrá ser sustituido en el etiquetado como “origen” y el país.

Esté tipo de informaciones viene a satisfacer una demanda de los consumidores ya hemos puesto de relieve en diferentes estudios. 

Ojo, porque esta información únicamente está prevista para carnes, no para producto cárnicos, por lo que no la encontraremos en artículos como los preparados de carne picada, pero sí si se trata de carne picada. Otros productos, como las carnes adobadas, tampoco la tendrán.

Las organizaciones de consumidores europeas queremos que esta información se dé también en productos cárnicos, ya que la mayoría de la carne que entra en la Unión Europea, de pollo u otros animales, que viene de países terceros, como Brasil o China, se utiliza para productos procesados más que para su venta como carne fresca.

Otras informaciones novedosas y útiles que podemos encontrar ya en las carnes frescas carnes es si han sido descongeladas y si contienen agua añadida, en el caso de los productos cárnicos con apariencia de carne fresca. Lo cierto es que cualquier nuevo aporte en el etiquetado de las diferentes carnes ha de ser bienvenido, aunque no sea suficiente. Sin duda contribuye a que los consumidores podamos afirmar que sabemos lo que comemos.


Imprimir Enviar por email