Noticia

El Pozo All natural: sin conservantes

09 octubre 2009 Archivado

09 octubre 2009 Archivado

Hace unos meses El Pozo lanzó la gama de productos “All natural”, embutidos y fiambres sin conservantes ni colorantes. Los hemos analizado y comprobamos que efectivamente es así.

All natural de El Pozo es una nueva gama de productos cárnicos sin conservantes ni colorantes. Los hemos analizado, y comprobamos que sólo contienen cantidades residuales de nitritos que pueden provenir de las especias utilizadas en su elaboración, o de lo que se encuentra de forma natural en la carne.

Los nitritos son conservantes usados para evitar el crecimiento de bacterias patógenas peligrosas (como el Clostridium botulinum), sobre todo en productos cocidos, que hasta ahora se consideraban imprescindibles. Tras analizar los productos de El Pozo All Natural comprobamos que su calidad microbiológica es correcta, y que en los productos no había rastro de bacterias patógenas.

¿Cómo lo han conseguido? El fabricante nos ha confirmado que en los productos cocidos se han variado un poco los parámetros y las condiciones de cocción, para asegurar mejor la destrucción de los patógenos. Además, se extreman las condiciones higiénicas en todo el procesado del producto.

Sea como sea, la realidad es que consiguen obviar estos conservantes que hasta ahora eran necesarios para asegurar la calidad de los embutidos,  pero que tenían el inconveniente de poder conjugarse con  aminoácidos formando nitrosaminas, un compuesto potencialmente cancerígeno. Y para evitarlo, hay que añadir más sustancias al producto (antioxidantes, por ejemplo).

Las autoridades deberían plantearse una investigación sobre el tema, tanto a nivel nacional como internacional y así empezar a eliminar estos conservantes al menos de algunos productos.

En este sentido, nos hemos dirigido a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) instándole a:

  • Realizar un informe exhaustivo que permita confirmar lo que indican los análisis realizados por la OCU en un momento concreto: que estos productos sin conservantes no representan un riesgo para la salud, pues no presentan bacterias patógenas. Además, deberían garantizar que, incluso en condiciones extremas a las que podrían someterse en la práctica, se mantiene la seguridad del producto.
  • Si es así, animar a industria para que reduzca los conservantes utilizados en los productos cárnicos, enfoque en el que la AESAN podría jugar un papel determinante.