Noticia

Cuidado con los excesos en la mesa y en la barra

23 diciembre 2016
Alimentos Navidad

23 diciembre 2016

Comer y beber de más es un clásico en Navidad. Estos días, además, consumimos alimentos demasiado potentes y calóricos, y mezclamos las bebidas alcohólicas sin pensar en las consecuencias de hacerlo. Ofrecemos unos consejos saludables para 'sobrevivir' a los excesos navideños.

Comidas y cenas con la familia y los amigos, copas imprevistas y homenajes varios hacen muchas veces que en Navidad estés sometido a constantes excesos que tu cuerpo acabará pagando si no tomas precauciones.

Comer de más es un clásico casi siempre difícil de evitar, y además, en estas fechas, se acentúa el consumo de alimentos demasiado potentes, como carnes muy grasas, platos con salsas o postres muy calóricos. Así tu digestión se resiente e irremediablemente te pasa factura. Te ofrecemos unos consejos saludables que pueden serte de gran ayuda.

En la mesa

La moderación es la mejor aliada de tu estómago. No ingieras grandes cantidades de comida de una vez. Es preferible quedarse con un poco de hambre que comer de más.

  • No te pongas ropa ceñida y evita utilizar cinturones apretados.
  • Procura no acostarte inmediatamente después de comer.
  • Evita las bebidas gaseosas, el café y el alcohol en exceso.
  • Evita los alimentos grasos y los condimentos fuertes.
  • Evita fumar y si lo haces no te excedas con el tabaco.
  • Si te encuentras mal debido a una digestión complicada, no reprimas el vómito.
  • Si no quieres engordar, come con moderación.

En la barra

Abusar del alcohol también es habitual estos días, lo cual puede crearnos problemas digestivos, sobre todo si, además de ingerir grandes cantidades de alcohol, se mezclan bebidas.

De nada sirve moderarse con la comida si no se hace también con la bebida. Algunas bebidas alcohólicas en exceso pueden engordarnos tanto como una comida abundante, debido al alcohol y a los azúcares que contienen, sobre todo los licores y las bebidas alcohólicas que se combinan con refrescos.

Aunque el componente festivo de la Navidad nos indique lo contrario, acompaña las comidas con agua y evita las bebidas alcohólicas. Tomar un poco de vino con moderación es incluso aconsejable, pero nunca en exceso.

Mostramos la graduación y aporte calórico de las principales bebidas alcohólicas para que trates de actuar en consecuencia.

Abusar del alcohol conlleva, al margen del aporte calórico, sufrir las consecuencias en forma de borrachera. Si es así, recela de los presuntos productos milagrosos que apuestan porque se puede beber alcohol y seguir como una rosa. Los productos milagrosos no existen, por mucho que se anuncien y traten de avalarse con presuntas pruebas de calidad.

Y recuerda que adelgazar es mucho más complicado que engordar y mucho menos gratificante, así que prevenir puede evitar males mayores posteriores.



Imprimir Enviar por email