Guía de compra

Guía de compra de atún

31 marzo 2016

31 marzo 2016

¿Sabías que solo Italia nos gana en consumo de atún? España es el segundo productor mundial de conservas de atún y el primer país de la Unión Europea por número de capturas de este pescado. Por lo tanto, como es lógico, encontramos gran variedad de atunes enlatados.

El aspecto del atún importa

Por lo general, en la proporción entre el atún y el líquido de la cobertura no son muy escrupulosos. Aun habiendo un escurrido correcto, la sensación es decepcionante si el atún muestra un aspecto desmigado, zonas quemadas o músculo rojo.

A pesar de eso, encontramos buenos resultados en cuanto al olor, color, sabor y textura de los atunes. Además, cuando se anuncia cobertura de aceite de oliva, realmente lo es.

Fresco y sin aditivos

El atún en conserva se esteriliza para destruir los gérmenes nocivos. Esto no implica que sea pescado poco fresco.

En cuanto a los aditivos, no detectamos para retener el agua y aumentar de peso.

¿Y sobre el contenido en mercurio y sal?

Encontramos una excesiva presencia de sal en estas conservas. Esto no quiere decir que sepan salados, sino que desde un punto de vista nutricional no son muy recomendables para vigilar la tensión. La Agencia Española de Sanidad y Consumo considera que un alimento contiene mucha sal si supera el 1,25%.

Sin embargo, las cantidades de mercurio encontradas no son alarmantes. Según nuestro análisis, las cantidades encontradas están siempre por debajo del límite legal.

Fíjate en el peso escurrido

Es importante comparar los precios por kilo de atún escurrido. Las diferencias de precio entre las distintas marcas son considerables y no van siempre acompañadas por diferencias paralelas de calidad.


Imprimir Enviar por email