Consejos

Objetivo: no engordar este verano

29 julio 2015
r

29 julio 2015

Disfrutar del verano sin recuperar los kilos perdidos es posible, sin obsesionarse, relajando los hábitos, sí... pero priorizando comidas ligeras, productos frescos, aperitivos vegetales y poco alcohol. Y sin olvidarse del ejercicio.

Si con esfuerzo y buenos hábitos conseguiste quitarte los kilos que te sobraban antes del verano, ahora es momento de mantenerse… y no es tarea sencilla. Porque entre las vacaciones, la siesta, los aperitivos y las copitas, es muy posible que al final del verano nos encontremos bronceados, pero con varios kilos de más. Para evitarlo, no pierdas de vista estos 5 consejos.

Opta por los frescos

Si has alcanzado tu peso siguiendo los consejos de un dietista-nutricionista y huyendo de las dietas de moda en el 2015, será más fácil mantenerlo a lo largo del verano. Continúa con los mismos hábitos de vida y una alimentación variada y equilibrada y conseguirás mantenerte bien en verano. Recuerda que el plan consiste en comer 5 veces al día una dieta basada en productos frescos, donde los de origen vegetal sean mayoritarios, pero también puede ser momento de disfrutar de pescados y mariscos que normalmente no consumimos. 

Elige comidas ligeras

El calor puede ser un buen aliado a la hora de elaborar los menús: tenemos menos hambre, las raciones son más pequeñas… y es momento de ensaladas y cremas frías. La variedad está asegurada si preparas ensaladas con legumbres, pasta, arroz, sémola, patatas, todo tipo de verduras, e incluso frutas. Las frutas y las verduras de temporada son las mejores aliadas para nuestros platos.

Aperitivo, sí, pero pensando alternativas

Es difícil sustraerse a una cañita fresquita o un vaso de blanco, pero el alcohol también engorda (y mucho), piensa en alternativas menos calóricas desde la cerveza sin alcohol, al zumo de tomate, un refresco light o zero, el agua con gas o un té con hielo. Cuidado con la clara (sobre todo si es con limón), que tiene muchas calorías, pues se suman las del refresco.

Muévete al aire libre

Dedica el tiempo libre de las vacaciones a pasear, montar en bici, nadar, hacer excursiones, no caer en un sedentarismo extremo, en fin. No es cuestión de practicar un deporte a lo loco, sino de la misma forma que la alimentación saludable forma parte de nuestros hábitos, la actividad física también. Porque lo que está claro es que el deporte puede ser el mejor aliado.

Disfruta y descansa

Lo más importante es disfrutar de estas vacaciones tan esperadas haciendo lo que te gusta, relajándote... y eso incluye dejar de obsesionarse por las calorías de lo que comemos o bebemos. Si tenemos unos buenos hábitos adquiridos seguro que ni pensaremos en ello. Si no es así, el verano puede ser un buen momento para cambiarlos.  

  • Y recuerda, si necesitas un consejo de un médico o una consulta nutricional, puedes llamar al 900 101 851, la Línea OCU Salud, un servicio exclusivo para los suscriptores de OCU-Salud: al otro lado del teléfono, un experto te ayuda.



Imprimir Enviar por email