Noticia

No se cortará el gas, el agua ni la luz durante la alerta por coronavirus

Medidas para garantizar los suministros esenciales

Durante el confinamiento por el coronavirus, el Gobierno considera que es una prioridad garantizar los suministros esenciales. Para ello, ha lanzado medidas de protección para todos los usuarios e impide el corte del suministro eléctrico, de gas y agua, que desde OCU valoramos positivamente. Las empresas también han puesto de su parte con algunas medidas adicionales. Tras el estado de alarma, a principios de julio se han ampliado los plazos de las ayudas.

13 abril 2020
Vivienda iluminada medidas coronavirus

La crisis sanitaria motivada por el coronavirus ha traído como consecuencia el confinamiento en nuestras casas para todos los españoles y la pérdida drástica de ingresos para algunas familias. Esto ha obligado a adoptar medidas urgentes y extraordinarias para aliviar esta situación. Una vez finalizado el estado de alarma, el Real Decreto-ley 26/2020, de 7 de julio, de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del COVID-19  amplía el plazo de las medidas protectoras.

Suministros garantizados

El Gobierno ha considerado que se debe proteger el acceso a los suministros básicos como gas (tanto gas natural como GLP), luz y agua, que no se podrán cortar por impagos hasta el 30 de septiembreTras aprobar un primer paquete de medidas a finales de marzo, semanas después el Gobierno amplió y aclaró algunos puntos con el Real Decreto-ley 11/2020.

  • Así, la garantía de suministros que estaba limitada en principio solo a los colectivos vulnerables (beneficiarios del bono social), posteriormente se ha ampliado a todos los usuarios.
  • Durante este periodo, también se congelan los precios de las bombonas de butano y la tarifa regulada del gas natural (TUR) durante 2 trimestres
  • En la aclaración de las medidas se precisa que la congelación de precios regulados de GLP y gas natural durante 6 meses se limitará exclusivamente a las posibles subidas: en el caso de que en las revisiones bimestrales o trimestrales resulte una bajada de precios, se aplicará normalmente, tal y como OCU solicitaba.

Todas estas son medidas muy positivas para los usuarios, pero OCU recuerda a todos los consumidores que deben seguir abonando el precio de los servicios, pues tendrán que pagar las facturas que queden pendientes ahora, aunque sean aplazadas, a pesar de estas medidas extraordinarias.

Ampliados los beneficiarios del bono social

Otra medida interesante incluida en este nuevo paquete es la ampliación de posibles beneficiarios del bono social, una tarifa especial con descuento que se aplica a los hogares que cumplen una serie de requisitos.

Hasta ahora, se aplicaba a las familias numerosas o a las que perciben bajos ingresos. A este grupo se añaden ahora las familias especialmente perjudicadas por la crisis del coronavirus. Se trata de las unidades familiares con ingresos no elevados y en las que alguno de sus miembros sea un profesional o autónomo que ha cesado en la actividad o que en el mes anterior a la solicitud haya ingresado un 75 % menos que su media de facturación del semestre anterior a consecuencia de la COVID-19. Para acogerse a la medida, los ingresos familiares anuales según la última declaración de la renta no pueden superar 2.5 veces el IPREM (18.799 euros). Si hay un menor de edad, el límite sube a 22.559  euros y a 26.319 euros si hay dos menores.

Los beneficios del bono social eléctrico incluyen un descuento en la factura eléctrica que oscila entre el 25% y el 40% según el nivel de ingresos y el cobro del bono térmico.

Además, los actuales beneficiarios del bono social, que se renueva cada 2 años, tendrán prorrogado el bono social automáticamente hasta el 30 de septiembre, aunque caduque durante este periodo.

Otra buena noticia

OCU considera positiva esta medida que aborda el problema de la pérdida repentina de ingresos, lo cual es un avance que debería mantenerse en futuras regulaciones del bono social. Hasta ahora, había que esperar para solicitarlo a que el descenso de ingresos se reflejara en la siguiente declaración de IRPF.  Eso sí, este bono social no se aplicará automáticamente, sino que hay que pedirlo igual que siempre y  será válido durante un máximo de 6 seis meses. Si cambian las circunstancias de quien lo solicitó (por ejemplo, finaliza el ERTE y vuelve a trabajar), tendrá que comunicar que ya no procede la aplicación. Un aspecto menos positivo es que, teniendo en cuenta los plazos y los errores previsibles al presentar la solicitud, es posible que no sean muchos los usuarios que finalmente se beneficien de él.

Podrían beneficiarse hasta 4 millones de hogares

Es importante informarse de cómo solicitar el bono social para afectados por coronavirus. 

En la actualidad, hay unos 1,2 millones de hogares que cuentan con bono social, pero con los actuales requisitos, se estima que podrían solicitarlo hasta 4 millones de familias. ¿Es la tuya una de ellas?

Las compañías eléctricas también dan facilidades

Las compañías eléctricas también tomaron la iniciativa con algunas medidas para poder garantizar el servicio y colaborar con estos complicados momentos. Algunas de esas medidas han sido tenidas en cuenta en el nuevo Real Decreto para aplicarse de forma generalizada:

  • Endesa  se adelantó anunciando desde un primer momento que no realizaría cortes de suministro por impago a ninguno de sus clientes de gas y electricidad durante este periodo, aunque no disfrutasen de bono social.
  • Naturgy ofrece a todos los hogares la posibilidad de posponer el pago de sus facturas de gas, electricidad y servicios durante 6 meses para facilitar que dispongan de liquidez con la que afrontar otros pagos. Estas facturas se pagarían repartidas proporcionalmente en los 12 meses siguientes.
  • Y el grupo Iberdrola, en esta misma línea, también ofrece el fraccionamiento de las factura en 12 mensualidades.

Igualmente, la principales distribuidoras eléctricas ofrecieron la posibilidad de revisar la potencia contratada a la baja, aunque se hubiera ya solicitado un cambio hace menos de 12 meses. Esta posibilidad era especialmente beneficiosa para las empresas que vean reducida su actividad durante este periodo y podrían así bajar la potencia si les garantizan poder recuperarla sin problemas dentro de unos meses. Es una medida menos útil para los hogares, aunque nunca está de más que revises si la potencia que tienes contratada es la adecuada. El nuevo Real Decreto, toma nota de esta medida y la completa ya que permite a las empresas que puedan reducir la potencia e incluso suspender el suministro temporalmente garantizando que con posterioridad puedan recuperar la situación inicial sin costes añadidos.

Por la seguridad de los empleados y de los usuarios, una de las primeras medidas tomadas por las distribuidoras durante el estado de alarma fue la de cancelar las visitas a los hogares para realizar la lectura del contador de gasSi no quieres recibir facturas estimadas, puedes contactar con los canales que ofrecen las distribuidoras para comunicar tú mismo las lecturas de los contadores.

¿Necesitas ayuda? Cuenta con OCU

¿Eres socio de OCU? Recuerda que si deseas información adicional sobre este tema puedes ponerte en contacto con nosotros.

Si no eres socio y necesitas asesoramiento sobre este tema, únete a OCU o llámanos al 91 300 91 55. Nuestros asesores podrán ayudarte en cualquier consulta de consumo.