Informe

Trastorno bipolar

23 octubre 2017
bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad psiquiátrica caracterizada por variaciones acentuadas del estado de ánimo, con crisis repetidas de manía o hipomanía y depresión. El trastorno bipolar no tiene cura, pero se puede controlar. Una medicación adecuada y el apoyo psicológico y de los más allegados son esenciales para caminar hacia la estabilidad

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una enfermedad psiquiátrica caracterizada por variaciones acentuadas del estado de ánimo, con crisis repetidas de manía o hipomanía y depresión. Cualquiera de esos estados extremos puede ser el predominante en una misma persona, y puede variar también su intensidad y duración.

Todos experimentamos sensaciones y estados de ánimo de ese tipo. Pero en el caso de los enfermos bipolares es diferente porque los cambios de humor no son proporcionales o no están relacionados con las experiencias diarias.

Cuando se prolongan durante semanas o meses, esos cambios interfieren en la vida normal de una persona. Si no se controla y se trata, la enfermedad bipolar puede traer complicaciones para el enfermo y su entorno: abuso de alcohol y drogas, gastos desorbitados, comportamientos violentos o promiscuos, suicidio en casos extremos... 

Un diagnóstico difícil

En España, se estima que cerca del 2% de la población adulta está diagnosticada de trastorno bipolar. Pero esa cifra podría ser mayor, pues no todas las personas que padecen esta enfermedad saben cuál es su problema realmente.

El origen de los síntomas se cree que está en un desequilibrio bioquímico en las sustancias que actúan como transmisores de la información entre las células nerviosas del cerebro. Cualquiera puede sufrir este trastorno, pero hay una combinación de factores que predisponen más a unas personas que a otras.

  • Predisposición genética: si tienen a alguien en la familia que sufra o ya haya sufrido un trastorno bipolar o depresión. El riesgo también es mayor para los hijos de enfermos bipolares.
  • Experiencias traumáticas.
  • Situaciones estresantes.
  • Consumo de drogas puede llegar a desencadenar este trastorno.
  • Los pacientes tardan una media de 10 años en ser diagnosticados.

Una vida de altibajos

El trastorno bipolar varía constantemente, se puede pasar de una fase a otra y la duración de cada episodio puede cambiar. Sin tratamiento, las crisis pueden volverse más frecuentes y repetitivas. El primer episodio en los hombres suele ser maniaco y en las mujeres depresivo.

Fase maníaca. Es un estado expansivo o irritable, diferente del de una persona sana, durante más de 1 semana. Pueden darse alguno de estos síntomas:

  • Actividad intensa, mucha energía, euforia.
  • Optimismo y autoconfianza exagerados.
  • Delirios de grandeza, pérdida de contacto con la realidad, sentimiento exagerado de importancia.
  • Pensamientos y habla rápidos, torbellino de ideas.
  • Irritabilidad excesiva y comportamiento agresivo.
  • No necesita dormir y no nota fatiga
  • Impulsividad, discernimiento débil, falta de concentración.
  • Actos irresponsables, desinhibidos.
  • En casos muy graves, ilusiones y alucinaciones.

euforia y optimismo en fase maniaca de trastorno bipolar

Fase depresiva. En esta fase el paciente se siente triste y pierde interés por sus actividades diarias. Su duración es de por lo menos 2 semanas y va acompañada por varios de los siguientes síntomas:

  • Tristeza prolongada o ataques de llanto inexplicables,
  • Pesimismo, indiferencia.
  • Sentimientos de culpa o inutilidad.
  • Irritabilidad, furia, preocupación, agitación, ansiedad.
  • Cambios significativos del apetito y de los hábitos de sueño.
  • Pérdida de energía, apatía persistente.
  • Falta de concentración, indecisión.
  • Incapacidad para obtener placer de las actividades que antes interesaban, aislamiento de la vida social.
  • Dolores inexplicables.
  • Pensamientos recurrentes de muerte y suicidio.

Diversos grados

La Academia Americana de Psiquiatría diferencia tres tipos de trastorno bipolar I, trastorno bipolar II y trastorno ciclotímico.

  • El trastorno bipolar tipo I es el más grave. Se caracteriza por uno o más episodios de manía o mixtos (de manía y depresión), generalmente seguidos por fases de depresión. Pueden darse manifestaciones psicóticas (ilusiones y alucinaciones)
  • El trastorno bipolar tipo II se caracteriza porque el paciente pasa por uno o más episodios depresivos, acompañados por un episodio de hipomanía como mínimo, sin síntomas psicóticos.
  • El trastorno ciclotímico es una alteración del estado de ánimo ligera y crónica, con una duración mínima de 2 años. Se producen oscilaciones con pequeños períodos de hipomanía y depresión frecuentes, separados por fases de estabilidad. Sin episodios mayores.

trastorno ciclotímico

Vivir con trastorno bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad crónica que puede tener duras consecuencias. De momento no tiene cura, pero se puede aprender a vivir con la enfermedad, aunque el proceso resulte largo y difícil.  Ayuda llevar un diario para registrar el estado de ánimo, las horas de sueño, los acontecimientos o situaciones que causen alteraciones, todo lo relacionado con la medicación (qué, cuánto y cuándo se toma, los efectos secundarios), las preguntas que se quieran hacer al médico, etc. Para llevar mejor el día a día es recomendable:

  • Tomar la medicación prescrita, en la dosis indicada. Si no actúa o produce efectos secundarios, conviene ponerse en contacto con el médico.
  • Evitar el alcohol y las drogas.
  • Descansar: dormir lo suficiente, tener horarios regulares, hacer algo de ejercicio físico, evitar las bebidas excitantes (café, té)...
  • Aprender a manejar el estrés y los conflictos.
  • Atento a los síntomas y llamar en esos momentos al médico para pedir orientación.
  • Confiarse al entorno: pedir ayuda a familiares y amigos, contar con las asociaciones de pacientes, es buena idea acudir a terapia piscológica...

¿Puedes sufrir trastorno bipolar?

Compruébalo con el test: trastorno bipolar

Este cuestionario es una traducción del Mood Disorder Questionnaire (Hirschfeld R, Williams JB, Spitzer RL, et al. Development and validation of a screening instrument for bipolar spectrum disorder: the Mood Disorder Questionnaire. Am J Psychiatry. 2000; 157; 1873-1875). Es una herramienta que se utiliza para ayudar a reconocer los síntomas de un posible trastorno bipolar. Puede ser utilizado como punto de partida, pero en ningún caso es un sustituto de una evaluación médica completa.

El trastorno bipolar es una enfermedad compleja y sólo puede obtenerse un diagnóstico mediante una evaluación personal realizada por un médico. No obstante, con una indicación positiva en este contexto, es recomendable imprimir las respuestas para comentarlas con un especialista.